Vistan la blanca túnica de la Paciencia…

Acerca de Roberto Sánchez Mejorada

Colaboro en la Universidad Anáhuac desde 1987 y junto con mi esposa y mis hijos somos parte de Familia Misionera. El Movimiento me ha permitido vivir una experiencia de continuo aprendizaje, de continua renovación para descubrir las exigencias de vivir de acuerdo a la verdad del Evangelio y confiar en Dios para ser capaz de intentarlo hasta morir en la raya.
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Vistan la blanca túnica de la Paciencia…

  1. Adolfo Rivera Hinojosa dijo:

    Hermosa carta que nos recuerda que somos Iglesia. Que hermoso ver que la gente “de Iglesia”, la esforzada, la que todos los días lucha por extender el amor de Cristo, la que sufre, la que llora el pecado propio y el de nuestros hermanos, esa gente es la más comprensiva. Seguramente serán pocas las voces “publicas” que en estos difíciles momentos den ánimo y promuevan a los legionarios o a sus obras, pero hay cientos, miles que en el silencio de la oración ven con dolor lo que nos pasa y elevan en el silencio su oración a Dios. A ellos, muchas gracia por su comprensión y solidaridad. Les necesitamos y les agradecemos.

  2. Victor PE dijo:

    Esta es la Iglesia, la que reconoce lo malo y busca ser mejor en todo y con todos. No es de extrañar la solidaridad de Salesianos, Misioneros de Guadalupe, Paulinos, Diocesanos, Obispos, Párrocos, etc., así mismo tampoco nos extrañe los que buscan hacer leña o si es posible carbón, del árbol caído, incluso algunos miembros del Regnum Christi o Caballeros de la Orden de Malta.

    Creo que algo importante es hacer Iglesia y buscar el perdón y la reconciliación, esta es una de las grandes diferencias con otras instituciones del gobierno y la sociedad. Muchas de estas son peores que lo peor de la Iglesia y sólo buscan lucrar y el poder por el poder. ¡Cuanta humildad y honestidad nos falta en los corazones de esta generación!

  3. Mauricio Rosales Masias dijo:

    El amor muchas veces se escribe con mayúscula y se escribe sobre reglones torcidos, es ahí en la presencia de Dios que nos damos cuenta que todo lo bueno que podemos dar, es obra única de Dios. En la sintonía perfecta de la gracia en que actúa el Espíritu Santo en nosotros, es por medio de Él que nos damos cuenta de nuestras miserias y pecados, es ahí en la confesión que nos encontramos con el poder del perdón, con todo el perdón que Dios siempre nos quiere dar… y todo para mayor gloria de Dios y extensión del Reino.

  4. Dulce Juquila dijo:

    Muchas gracias a Sor Marilina, gracias a ella y a todas las almas consagradas por ser un gran consuelo para el corazón tan herido de Jesús. Todos, todos, toditos, también estamos llamados a ser consuelo.

  5. Héctor Mario dijo:

    Abrazar la cruz con humildad, con elegancia, con decisión; somos limitados, pero tenemos a Dios de nuestro lado, y una hermosa y difícil misión que cumplir. Vivamos todos los días la Misa, la oración, toda oportunidad de predicar, conocer, amar y seguir a Cristo; acerquémonos a la confesión frecuente, a la vida de gracia, a la vida militante y apotólica del R.C. En toda circunstancia, y más en la adversidad, aprendamos con humildad, ubiquémonos como apóstoles en medio de nuestros hermanos los hombres y mujeres que nos rodean; perdonemos las ofensas e incomprensiones, las críticas y los ataques, la indiferencia y el martirio cotidiano por intentar ser fieles; pasemos cada día haciendo el bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*