¿Y qué pasará con la “cúpula”?

Después de que el pasado 9 de julio se hiciera oficial el nombramiento del Delegado Apostólico para la Legión de Cristo, y de que Mons. Velasio se haya reunido con la así bautizada –fervorosamente por algunos comentaristas– “cúpula legionaria”, viene una pregunta que muchos se han hecho y otros han intentado descifrar: ¿Qué pasará con la “cúpula”? ¿Rodarán cabezas?

Desde mi punto de vista, bastante personal por cierto, el primer error mediático es querer, a toda costa, meter en una camisa de fuerza a la Iglesia y con ella a las congregaciones religiosas (Legión incluida), como si fueran simples empresas públicas, sociedades civiles u ONG’s y buscar medirlas con conceptos totalmente ajenos al eclesiástico para así dar una versión de los hechos “ad hoc” o a la medida del gusto personal. Esa dificultad que tienen las personas para entrar en la dinámica eclesial, es la misma dificultad que tienen para comprender que la Iglesia milenaria no es como el repartidor de pizzas que si no llega a la puerta de tu casa en 25 minutos, la pizza es gratis… Las decisiones de la Iglesia no se toman con esa prisa frenética a la que la gente está acostumbrada y es por ello que choca con este tipo de sensibilidad “moderna”.

Durante la homilía que Mons. Velasio De Paolis, C.S. dirigió a los legionarios de Roma, animó a todos los presentes a mirar el futuro con esperanza y a realizar un examen de conciencia «no para reflexionar continuamente sobre un pasado, sino para constatar nuestro presente, darnos cuenta de nuestra situación, dando, primero que todo, gracias al Señor».

Y más adelante dirá: «Estamos llamados a recorrer un camino, nos dice el Papa, un camino de renovación particularmente de las normas con las que regimos nuestra vida para llegar después renovados y con nuevo entendimiento, con nueva conciencia y con nuevas fuerzas, a la celebración de un capítulo extraordinario, en el cual reconfirmaremos nuestra fidelidad al Señor, donde reconfirmaremos nuestro compromiso de seguir a Cristo en la profesión de los consejos evangélicos; donde reconfirmaremos que el Señor es nuestro todo».

Se habla ya de la celebración de un capítulo extraordinario donde reconfirmarán el compromiso de seguir a Cristo. ¿Qué se puede entender con esto? La tarea principal de este capítulo, una reunión representativa de sacerdotes legionarios, será, ante todo, la revisión y aprobación de las Constituciones que rigen a la Legión de Cristo, modificando lo que haya que modificar.

Sobre lo que pueda o no pasar con la “cúpula”, retomo aquí las palabras que en su momento dijo el P. Jesús María Delgado, L.C., director territorial de España, cuando “Religión Digital” lo entrevistó el pasado 24 de mayo: «Para nosotros el “cargo” no es algo que buscamos sino una carga que asumimos por obediencia para servir a nuestros hermanos y a la Iglesia. Si la Santa Sede decide que en vez de que seamos unos, sean otros los que tengan que llevar esa carga, a ninguno nos temblará la voz a la hora de asumir el nuevo trabajo que se nos asigne. Nosotros somos sobre todo y ante todo sacerdotes de Cristo. Esa labor sacerdotal es la que nos mueve y es la que haremos siempre desde donde sea. Como le decía, sólo tenemos sentido en la Iglesia y haremos lo que la Iglesia nos diga que tenemos que hacer».

¿Y cuándo se llevará a cabo este capítulo? ¿Cuánto tiempo durará? ¿En este capítulo habrá una nueva elección para confirmar o cambiar al director general? Son preguntas que también rondan en el ambiente; ciertamente, el capítulo general es una tarea que el Papa ha encomendado al Delegado Pontificio como prioritaria. Los detalles quedan por ver y será, sin duda, algo donde la Iglesia demostrará una vez más su presencia materna.

Por el momento, si nos falta paciencia, sugiero que mejor pidamos una pizza por teléfono, esa sí llegará más rápido y la podremos disfrutar en el acto.

Acerca de Juan Carlos Arceo

Durante varios años fui religioso legionario de Cristo. Hoy estoy felizmente casado con Trish Bailey y trabajo como editor de las páginas web de la Legión de Cristo y del Regnum Christi. Soy egresado del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma, con licenciatura en filosofía.
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Y qué pasará con la “cúpula”?

  1. Noemí dijo:

    Estimados LC y miembros del RC:
    Yo, por circunstancias providenciales, no le encuentro otra explicación, conocí vuestro movimiento, vuestas fundaciones, vuestros colegios, vuestra universidad, todo en España. Y me maravillé, y me enamoré de las obras que se hacían. Y ello lo saben muchos de vuestros miembros, responsables de las labores de fundaciones, colegios, universidad. También, gracias a Dios, conocí a bastantes sacerdotes, LC, cosa por la que doy gracias a Dios.
    Os digo porqué doy gracias a Dios de haber conocido todo esto bueno de este movimiento, por, supongo que también providencialmente, conocí en ese tiempo la escoria que hay ahí, en vuestros colegios, universidad, fundaciones… personas sin escrúpulos, poco decentes, nada píos, nada practicantes, nada reverentes con los LC a espaldas claro.
    Quereis que me explique más: he conocido y sufrido, he sufrido mucho por un personajillo que tenéis en vuestras filas, o mejor dicho por uno de vuestros empleados, o más precisamente, por uno de los empleados de los LC, que en definitiva son los que nos contratan a cada uno. Este personajillo, hablaba horrores de los LC, “que tienen una soberbia imposible, que son todos pederastas, que de tal palo tal astilla..” cosas horribles de los pobres LC que le estaban pagando cada mes una nómina de casi 3.000€. Este personajillo que no se preocupaba ni lo más mínimo porque las funciones que estaban a su cargo y de las que le constaban que funcionaban mal, que se llevaban mal, porque yo se lo decía, no le importaba lo más mínimo, nunca le vi poner una solución, a todo contestaba “bueno, muy bien, déjalo ahí que cuando tenga tiempo lo veo” y nunca en todo el tiempo que yo estuve a su lado llegó el momento de coger las cuentas por banda y adecuar su control.
    Pero no me merece la pena hablar de semejante ser, porque si os contase las cosas que me decía os daríais cuenta que como hombre, hombre cabal, también deja mucho que desear.
    Prefiero deciros que sí hay sacerdotes muy buenos, que yo los conocí.
    Pero hay una cosa de la que os quiero hablar y es por la que me he decidido a opinar en el foro. Cuando yo salí voluntariamente de esta empresa, buceé por internet buscando cosas de LC y descubrí lo de la pederastia, y muchas cosas malas que se os atribuyen, pero hay una que creo que se merece caridad cristiana, delicadeza y acercamiento y respeto y… todo. Es el caso de las víctimas del P. Maciel, las ocho personas que fueron violadas siendo niños, creo que se merecen el acercamiento de todo el movimiento especialmente de “la cúpula” como se ha popularizado, para empatizar con ellos, para indemnizarles, para darles calor y cariño, porque mirad estas personas morirán pronto y lo harán con el mayor de los dolores, que es el dolor espiritual.
    Padres LC, don Jesús María, don Alvaro Corcuera, todos ustedes e incluso Velasio De Paolis, acudan a ellos, LES NECESITAN.

    Un saludo en Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*