PHP_EOL

¿La vida sigue igual?

He editato este artículo el martes, 2 de noviembre, por los motivos que explico aquí y vuelvo a pedir perdón si he herido o molestado a alguien. Además copio en primer lugar un comentario mío del 30 de octubre para aclarar posibles malentendidos:

"Mi respuesta a la pregunta de mi artículo sería: No, la vida no sigue igual cuando un compañero se va. Es algo triste, algo que hace pensar, algo que compromete, como dice también Ignacio. Sin embargo, sí es cierto que la vida sigue y que hay que ir adelante, no como si no hubiera pasado nada, sino con renovada entrega y mucha caridad. Esto vale incluso para una familia cuando un hijo sale de casa por un conflicto con los demás. Tiene razón que parte de nuestro compromiso es también la apertura a preguntas y observaciones críticas y me atrevo afirmar que muchos legionarios de Cristo - por las circunstancias de este tiempo - hemos crecido en esta apertura y hacemos bastantes más distinciones que antes, tanto internamente como en público. Dios nos está guiando."

* * * * *

En su carta del 19 de octubre, el Delegado Pontificio ha mencionado en dos ocasiones a los sacerdotes legionarios de Cristo que han decidido dejar nuestra congregación: “Al leer las numerosas cartas que me han llegado, en línea general se trata de reacciones positivas. […] Algunos sacerdotes han expresado también sugerencias, perplejidades, dudas y dificultades, […]; alguno ha pedido un tiempo de reflexión como extra domum, o ha expresado su voluntad de abandonar la misma congregación”. Y más adelante añadió: “No pocos han contado su reacción a los acontecimientos. La gran parte afirma que no ha tenido ninguna duda al reconfirmar su propia fidelidad y el propio empeño ante Dios y la Iglesia. Más de uno ha comunicado que tuvo una primera reacción de enojo y casi de rabia, con la sensación de haber sido traicionado; pero luego se ha recuperado. Alguno ha considerado incluso el dejar la Legión, para entrar en una diócesis. Pero se ha tratado, en definitiva, de pocos, que han elegido tal camino.”

[El siguiente párrafo ha sido modificado.]

Si alguien lee estas líneas de nuestro Delegado Pontificio, podría pensar que en cierto sentido "la vida sigue igual" porque ninguno de nosotros es insustituible. Cuando yo un día no esté, otros continuarán las obras de Dios y de la Iglesia que son más grandes que nosotros. Igualmente una congregación religiosa no se derrumba cuando algunos sacerdotes se van y, objetivamente hablando, no se trata de un evento de impacto mundial.

Sin embargo, cuando “los que se van” tienen nombre y apellido y están cargados de una historia de convivencia y colaboración, cambian las perspectivas y no pueden faltar las reacciones. De hecho, suele haber afirmaciones de todo tipo cuando en estos meses se llega a saber que algún sacerdote deja nuestra congregación:

-   “Finalmente alguien que se opone al sistema opresivo de los legionarios. Es mi héroe”.
-   “Claro, los buenos, que tienen fe, saben resistir en tiempo de borrasca, los demás desaparecen”.
-   “Es un excelente sacerdote, pero quiere gastar su vida por las almas sin tantas dificultades”.
-   “Son cosas humanas que pueden pasan en cualquier congregación religiosa”.
-   “Si se hubiera actuado diversamente desde el inicio, esta salida se hubiera podido evitar”.
-   “Observando el comportamiento del padre ya se veía venir”.

Siempre cuando alguien hace uno de estos juicios, sonríe y cree haber resuelto el asunto, me gustaría contestarle con una frase que nuestro Delegado Pontificio usó en otro contexto: “Se sabe que el problema no es tan simple”.

Yo estoy convencido de que en cada caso hay una multiplicidad de motivos, más o menos graves, que al final pueden llevar a la decisión de dejar la congregación. Es más, considero que muchas veces, entre las fuertes emociones del momento y sin conocer la persona y las circunstancias recientes de su vida realmente a fondo, ni siquiera es posible indicar los motivos con precisión.

Por tanto, creo que debemos encauzar nuestras reacciones en otras direcciones mucho más constructivas: En primer lugar a la oración, a Dios que es el Señor de la historia y sabe sacar un bien de cualquier situación aunque humanamente parezca muy difícil. En segundo lugar debemos sentir la necesidad de agradecer por la labor que el sacerdote ha realizado en nuestra congregación, en todo lo bueno que ha logrado para la Iglesia y para sus hermanos. En tercer lugar, es un consuelo real y profundo si se sabe que un sacerdote religioso seguirá sirviendo a Dios y a los hombres en una diócesis porque el ministerio sacerdotal es algo más grande que la pertenencia a una congregación religiosa. En cuarto lugar, sin seguir una jerarquía estricta, hay que recordar que no se trata de un asunto exclusivamente personal y que efectivamente deben llegar “otros” para continuar las obras y para atender pastoralmente a las personas. También ellos son hermanos nuestros que, sin buscarlo, se encuentran en una situación inesperada y nada fácil. Creo que merecen todo nuestro apoyo y un corazón abierto, porque –como todos– necesitarán tiempo para asumir una tarea nueva y lo harán según su propio modo de ser. Finalmente, cada uno debe preguntarse a sí mismo: ¿Qué puedo y debo hacer para cumplir en cada momento la misión que Dios me ha asignado? ¿Qué puedo y debo hacer para que los sacerdotes perseveren en su vocación y vivan su ministerio con fervor y alegría profundos?

A propósito he querido hacer aquí sólo reflexiones generales y tendré que volver sobre el tema para tocar otros aspectos. Sin embargo, una vez que me haya embarcado en esta aventura del “Regnum Christi en vivo” no puedo dejar sin respuesta los comentarios de los lectores. Gabriela me escribe, juzgando por el horario, desde México: “Padre ¿Sobre la salida del P. Santiago Oriol y la carta con sus motivos, no habrá comunicación? ¿Tendremos que seguir enterándonos por terceros? Dios lo bendiga”.

Agradezco la pregunta porque estoy segura que tanto Gabriela como muchos otros ayer, cuando leyeron por ejemplo el artículo de Notimex (o de EFE), han rezado por el P. Santiago y por todos los que están cerca de él y del Colegio Everest en Madrid. De hecho, Notimex también me entrevistó a mí y, lo reconozco con aprecio, el periodista puso con precisión lo que realmente había dicho. Allí mencioné una carta que repartieron en el colegio y también a todos nuestros amigos en Madrid en formato electrónico. Quien tenga interés, la puede leer aquí.

Sin embargo, por lo que yo sepa (y he vuelto a preguntar) no hay ninguna “carta del P. Santiago con sus motivos”, sino él ha querido despedirse y explicar su paso en una reunión con los padres de familia del colegio que dirigía, es decir, con personas que bien conoce y no en una rueda de prensa a una audiencia mundial. Me parece justo que se mantenga así porque creo que esto ha sido también la intención del propio P. Santiago.

Quizás Gabriela objetará que de todos modos hay muchos rumores, que hasta en barrios romanos la noticia se comenta ampliamente y que sería bueno que todos supiéramos más cosas. Si esta fuera la petición de algunos, realmente tendrán que recurrir a terceros, porque yo me dedicaré a las prioridades que he señalado arriba.

Que Dios los bendiga.

P. Andreas Schöggl, L.C.
preguntas@regnumchristi.org

Digg This
Reddit This
Stumble Now!
Buzz This
Vote on DZone
Share on Facebook
Bookmark this on Delicious
Kick It on DotNetKicks.com
Shout it
Share on LinkedIn
Bookmark this on Technorati
Post on Twitter
Printed from: http://envivo.regnumchristi.org/2010/10/%c2%bfla-vida-sigue-igual/ .
© Legionarios de Cristo 2014.

37 Comentarios   »

  • TB says:

    P. Andreas,

    Con todo el respeto, quisiera expresar un punto de desacuerdo. Si la Legión se llama una familia, entonces no puede ser que "todo sigue igual" cuando un miembro-- un amigo, un hermano en Cristo-- se va. Si no, estamos en una empresa fría en que lo más importante es el trabajo: "las obras quedan".

    Y también un punto de acuerdo: como Ud. bien dice, no hay que juzgar ni interpretar las "razones escondidas" de por qué sale un compañero. No necesitan nuestros juicios, que además seguramente están equivocados. Pero añadiría algo más a lo que Ud. dice: diría que tenemos que saber escuchar, sin prejuicios, a las personas que salen, aunque sea incómodo, y aunque para algunos es más fácil ponerles una etiqueta o reducir sus preguntas a "problemas personales". Siempre es más fácil quedarnos con una estructura que ya conocemos, y siempre es dificil explorar la idea que quizás, en algunos puntos, nos hemos equivocado.

    Saber escuchar, saber amar de corazón, saber dejarse tocar como seres humanos... como Cristo también. Es una actitud pastoral.

  • Mauricio Rosales Masias says:

    En 1986, aquí en Chile, conocí por primera vez el apellido Oriol... por una santazo hermano en aquella época: Juan Pedro Oriol ,L.C., hoy sacerdote Legionario y hermano del retirado P. Santiago... recuerdo que en aquella época ellos eran un icono dentro de la legión , 4 religiosos , dos hermanas carmelitas y otra hermana en el movimiento, provenientes de una familia influyente de España..... y tanto más.
    Hoy por las últimas noticias y anteriores; ya no esta completo este icono dentro de la legión..., pero en todo ello, uno ve la mano de Dios que va actuando dentro del plan salvifico dentro de la legión, y lo sigo repitiendo, aquel eco que llega a mi pobre corazón.. que me gustaría que muchos pudieran escuchar en su corazón " Aun ante las circunstancias negativas del fundador, Dios aun así quiso fundar su obra, Dios lo tenia previsto, Su Voluntad estaba trazada antes de la Creación, Dios dispone Su Voluntad y deja la libertad de que escojamos nuestros caminos y aun sabiendo nuestras elecciones nos amo y nos dio un lugar en su plan salvifico "... el resultado de nuestras acciones las veremos en un encuentro personal con Cristo en la ante sala del Cielo.
    No puedo negar que la noticia me dio pena, pues las noticias en la Web dan esta noticia como una división de algunos Legionarios con los superiores actuales... pero bueno Dios sabe el ¿ por qué ? y el ¿ para qué ? de todo esto. Pero lo bueno que estos Legionarios ó ex-LC , que optaron por ser diocesanos llevaran mucho bien a la Iglesia, pues llevaran experiencias, vivencias, metodologías y una espiritualidad Cristocentrica a muchas almas en diferentes Parroquias .... y también con estos hechos de cuando entenderán y comprenderán algunos, que la ultima carta del Delegado Pontificio es una hermosa brújula que el Espíritu Santo a dado a los Legionarios y miembros del RC para dejar en sus corazones el rumbo que Dios quiere para esta Obra de Dios.
    Para Dios, debemos tener en cuenta, que actúa por medio de nosotros en circunstancias y lugares específicos... es en ganar la gran carrera , el cumplir Su Voluntad.. es el " Fiat mihi secundum Verbun Tuum " . los tiempos y los espacios queda en nuestra libertad de discernir, pero recordemos bien como llevar la brújula de la vida... hay que estar aténtos a los llamados del Espíritu Santo ,especialmente cuando este llamado lo hace por medio de su Iglesia.

    Un abrazo a todos, contando con sus oraciones

  • Ignacio says:

    Padre Andreas, antes de decir que la vida sigue igual, que usted coloca entre signos de interrogación, antes habría que decir que ayer fue un día triste para muchos entre los que me encuentro. Hay que ser muy presuntuoso para creer que alguien no es sustituible. Desde luego, a la luz de las palabras del P. Santiago Oriol, si algo él se sabe es perfectamente sustituible. De hecho, nominalmente en el colegio, ya alguien le sustituye, por cierto en menos de 24 horas del anuncio público de su renuncia. Todos somos sustituibles, yo no sólo soy sustituible sino absolutamente prescindible y salvo mis deudos y alguno más nadie me extrañará cuando doble la servilleta. 33 años en la Legión y unos 20 en el mismo colegio y misma comunidad dejan una huella difícil de borrar. Su colegio y comunidad al igual que muchos otros sufrirán su ausencia y aunque confío en Dios en que alguien retomará con igual de beneficio para muchos lo que él ha venido haciendo por tanto tiempo, eso no mengua el pesar de muchos entre los que me encuentro. Siempre quedará la consideración de si se podía haber evitado el desenlace que ahora conocemos. Dios dirá.

    A mi no me interesan los motivos por los que el P. Santiago deja ahora el ejercicio del sacerdocio en la Legión, sé para la congregación es una pérdida y para la diócesis de Getafe una ganancia. Por cierto, ya termino, me agarro con papel de fumar los rumores que hay en foros como Trastévere que usted cita sin mencionar. Igualmente la salida del P. Santiago me (nos?) duele y produce tristeza.

  • P. Andreas Schöggl, L.C. says:

    Estimado TB,

    Gracias por su comentario. Aunque pueda parecer raro, estoy de acuerdo con lo que usted anota como punto de "desacuerdo". De hecho, mi respuesta a la pregunta de mi artículo sería: No, la vida no sigue igual cuando un compañero se va. Es algo triste, algo que hace pensar, algo que compromete, como dice también Ignacio. Sin embargo, sí es cierto que la vida sigue y que hay que ir adelante, no como si no hubiera pasado nada, sino con renovada entrega y mucha caridad. Esto vale incluso para una familia cuando un hijo sale de casa por un conflicto con los demás. Tiene razón que parte de nuestro compromiso es también la apertura a preguntas y observaciones críticas y me atrevo afirmar que muchos legionarios de Cristo - por las circunstancias de este tiempo - hemos crecido en esta apertura y hacemos bastantes más distinciones que antes, tanto internamente como en público. Dios nos está guiando.

  • Jose Luis says:

    La obra de la salvación está dirigida a la persona como objeto primario del amor de Dios. En una empresa corporativa las personas van y vienen, sin embargo en la Iglesia hablamos de un Cuerpo con cabeza y miembros, que triste pensar que si nos quedamos sin un miembro no importa o no pasa nada porque lo que importa es el objetivo de la empresa que aparentemente es salvar almas... que contradicción, no?

  • carlos says:

    Hola Padre,
    Me gusta como escribe y su claridad de pensamiento. Nomas hecho de menos alguna cita o cancion escrita por algun santo o Padre de la Iglesia. Pero Julio Iglesias??? Madre mia!
    Ojala se pueda recuperar la altura de pensamiento con un articulo de lo mismo con algun argumento un poco mas espiritual.
    Le mando un abrazo

  • Mauricio Rosales Masias says:

    Desde que tengo mi cercanía con la Iglesia por aquellos dias de adolescente por allá en 1984, siempre me enterado de la salida de algún religioso o sacerdote dentro de los Legionarios, que actualmente algunos son mis amigos y conocidos en las redes sociales y no es cosa de ahora y no solo de los Legionarios , sino también de otras congregaciones que conozco o incluso de la misma Diócesis a que pertenezco.

    Cada éxodo de una vida religiosa o sacerdotal es una respuesta personal de cara a Dios y a la Iglesia, que por diferentes motivos dejan la vida consagrada o entran en una nueva comunidad y congregación religiosa, este proceso y discernimiento personal y intrínseco de cada persona es propio de la propia conciencia, entendiendo que la conciencia es el lugar intimo que nos conectamos con Dios. Por ello cada proceso es algo personal, mas aun una opción y decisión privada, que muchas veces va encaminada con algún director espiritual. Nuestro sentir , debe ser un sentir de acompañamiento en la oración por el Bien de la Iglesia entera y la salavación de las almas.

    No creo que el Padre Andreas hubiera querido dar un sentir en sus palabras el que en que la vida sigue sin importar por los que se van. Creo que va en el sentido que en todo proceso vocacional habrán cambios y circunstancias fáciles y difíciles de llevar. Para Dios los Obreros de la mies podrá entrar o salir de el trabajo , por la mañana , al medio día, por la tarde o por la noche y el salario lo determina Dios, Él podrá dar al trabajador sus funciones un dÍa unas un dÍa otras, pero todo para beneficio del Reino.
    Copio las palabras del Padre Andreas: "En segundo lugar debemos sentir la necesidad de agradecer por la labor que el sacerdote ha realizado en nuestra congregación, en todo lo bueno que ha logrado para la Iglesia y para sus hermanos. En tercer lugar, es un consuelo real y profundo si se sabe que un sacerdote religioso seguirá sirviendo a Dios y a los hombres en una diócesis porque el ministerio sacerdotal es algo más grande que la pertenencia a una congregación religiosa." . Para mi este es el fin que quiere transmitir el P. Andreas , lo de la canción solo fue un adorno, que nos dejo para leerla con espíritu sobrenatural y no contextual o conceptualizada, una de las características que mas me llama la atención de los Legionarios en su espiritualidad; es la Caridad atenta y delicada hacia los demás, creo y siento que el P. Andreas lo hace vivencia en sus palabras escritas

  • Buenaventura says:

    Querido Padre,
    Incluya para sus próximos escritos razones objetivas (no subjetivas), por las que el P. Santiago ha decidido pedir la salida de la Congregación.
    1. No se vive la caridad evangélica.
    2. Se ha perdido la confianza en los Superiores.
    3. La Legión está dominada por un grupo de empresarios guiados por el materialismo.
    Estas tres razones las hemos expuesto muchos de los XX sacerdotes que en estos 2 años ya nos hemos separado de la Congregación.
    No son razones personales. No es posible tanta coincidencia, sin habernos reunido para ponernos de acuerdo.
    Gracias.
    La vida, no sigue igual.

  • P. Andreas Schöggl, L.C. says:

    ¡Venga tu Reino!

    Estimado en Cristo P. Buenaventura (supongo que es usted, no es un nombre muy frecuente):

    En primer lugar, le pido su comprensión que he editado el número que usted había puesto. No era correcto y tengo previsto afrontar este tema próximamente. Hacen falta bastantes distinciones y una buena explicación. Además, no se puede argumentar simplemente con el número porque entonces otros podría decir: "Pero como son muchos más los que se quedan, entonces deben tener razón."

    Sobre los "motivos objetivos" del P. Santiago creo que habría que preguntarle en primer lugar a él mismo y después a cada uno (o al menos a muchos) de los legionarios que se quedan y que se fueron y cada uno compartirá su visión más o menos objetiva.

    Mi visión es:
    1) Caridad evangélica: Veo mucha caridad y mucho esfuerzo sincero para vivirla, pero también hay faltas y algunas graves. Sé que quizás no estará de acuerdo con el ejemplo, pero debo decirlo: Las burla, los insultos, las descalificaciones contra hermanos legionarios, superiores o no, son algo que me duelen mucho y lamentablmente se han dado en este tiempo, sobre todo en forma electrónica.

    2) Confianza en los superiores: Me consta que algunos la han perdido y me duele, pero no se puede generalizar. Mi motivo personal para conservar la confianza en mis superiores no es que no hayan cometido algunos errores (aunque posiblemente menos que yo mismo) sino que he tenido muchas pruebas de su buena voluntad y que creo en la asistencia del Espíritu Santo. La situación de estos años fue una gran prueba y cuando el Delegado Pontificio ahora pide confianza en los superiores y en la Santa Sede, para algunos puede ser un reto difícil. Además, la confianza nunca se puede mandar. Puedo intentar de de ser digno de confianza y de no defraudarla, pero al fin y al cabo será siempre un gran regalo si alguien me da confianza.

    3) Dominación de un grupo de empresarios guiados por el materialismo: En lo personal no veo ni el grupo de empresarios ni el materialismo, pero es mi visión subjetiva.

    Sin embargo, lo que me parece todavía más importante es la convicción que las debilidades y los defectos de la congregación sólo las podemos superar colaborando y comenzando cada uno por sí mismo:

    Señor, haznos caritativos y que yo sea el primero en serlo
    haznos dignos de confianza y que yo sea el primero en no defraudarla
    haznos constructores de tu Reino y que yo sea el primero en renunciar al mundo y sus seducciones.

    Le encomiendo en su ministerio sacerdotal. En Cristo, P. Andreas Schöggl LC

  • P. Andreas Schöggl, L.C. says:

    Para Carlos:
    Gracias por tu comentario. No eres ni el primero ni el único que me reprocha que haya citado una canción de Julio Iglisias. Estoy consciente que no será nunca un doctor de la Iglesia y que no es precisamente un ejemplo de los votos religiosos. Además admito que ayer fue la primera vez que escuché esta canción catada por él mismo y cuando el texto me vino a la mente ni recordaba que era de él... (Me falta edad y "cultura" hispana.)

    De hecho, en un primero momento pensé usar otro texto de un doctor de la Iglesia, pricisamente san Juan de la Cruz (1542 - 1591), pero después no lo hice porque choca demasiado con la mentalidad de nuestro tiempo y en parte también con mi sentir personal. Pero aquí te va lo que aconseja este religios canonizado que sí es una gran lumbrera de la cultura española:

    CAUTELAS CONTRA EL MUNDO

    8. La tercera cautela es muy necesaria para que te sepas guardar en el convento de todo daño acerca de los religiosos; la cual, por no la tener muchos, no solamente perdieron la paz y bien de su alma, pero vinieron y vienen ordinariamente a dar en grandes males y pecados. Esta es que guardes con toda guarda de poner el pensamiento y menos la palabra en lo que pasa en la comunidad; qué sea o haya sido ni de algún religioso en particular, no de su condición, no de su trato, no de sus cosas, aunque más graves sean, ni con color de celo ni de remedio, sino a quien de derecho conviene, decirlo a su tiempo; y jamás te escandalices ni maravilles de cosas que veas ni entiendas, procurando tú guardar tu alma en el olvido de todo aquello.

    9. Porque si quieres mirar en algo, aunque vivas entre ángeles, te parecerán muchas cosas no bien, por no entender tú la sustancia de ellas. Para lo cual toma ejemplo en la mujer de Lot (Gn. 19, 26), que porque se alteró en la perdición de los sodomitas volviendo la cabeza a mirar atrás, la castigó el Señor volviéndola en estatua y piedra de sal. Para que entiendas que, aunque vivas entre demonios, quiere Dios que de tal manera vivas entre ellos que ni vuelvas la cabeza del pensamiento a sus cosas, sino que las dejes totalmente, procúranlo tú traer tu alma pura y entera en Dios, sin que un pensamiento de eso ni de esotro te lo estorbe.

    Y para esto ten por averiguado que en los conventos y comunidades nunca ha de faltar algo en qué tropezar, pues nunca faltan demonios que procuren derribar los santos, y Dios lo permite para ejercitarlos y probarlos.

    Y, si tú no te guardas, como está dicho, como si no estuvieses en casa, no sabrás ser religioso, aunque más hagas, ni llegar a la santa desnudez y recogimiento, ni librarte de los daños que hay en esto; porque no lo haciendo así, aunque más buen fin y celo lleves, en uno en otro te cogerá el demonio y harto cogido estás cuando ya das lugar a distraer el alma en algo de ello; y acuérdate de lo que dice el apóstol Santiago: Si alguno piensa que es religioso no refrenando su lengua, la religión de éste vana es (1, 26). Lo cual se entiende no menos de la lengua interior que de la exterior.

  • P. Andreas Schöggl, L.C. says:

    Para José Luis:
    Gracias por tu comentario. Yo estoy absolutamente convencido que al P. Santiago no lo hemos perdido para la Iglesia y no tengo ninguna ambición de equiparar a la Legión de Cristo con la Iglesia.

    Por tanto, quien se sale de una congregación religiosa después de haberlo visto en delante de Dios, actuando según su conciencia iluminada por la fe y habiendo pedido consejo de personas sabias y santas, no comete pecado y mucho menos se sale de la Iglesia o pierde su alma. No me compete emitir un juicio sobre nada, pero por todo lo que yo he escuchado, el P. Santiago no ha tomado su decisión a la ligera y confío que seguirá siendo un gran sacerdote dentro de la Iglesia.

  • P. Edmundo, L.C. says:

    Con todo respeto a todos.
    Creo, después de meditarlo en la oración, que es justo que escriba lo que pienso.
    Yo vine a la Legión hace 20 años, desde que tenía doce, por la simple y sencilla razón de que quería ser sacerdote. Era sólo un niño de doce años, de un pueblo. No entré a la Legión ni por su "espíritu de caridad", ni por " su proyección apostólica", ni "por los superiores", ni por otra cosa cualquiera, mi única motivación era ser sacerdote. Y DIos en su misericordia me lo ha concedido hace casi dos años. Soy completamente feliz.
    Desde antes de la situación actual, como hermano religioso en formación, había cosas que me disgustaban y con las que no estaba muy de acuerdo, pero yo quería ser sacerdote; tal vez en ese momento los argumentos para callarme mis impresiones no eran los correctos, gracias al Papa lo hemos superado. Hoy sigo queriendo ser sacerdote, y creo que Dios quiere que siga en la Legión, por eso soy legionario. En estos dos años me he esforzado por orar más (perdón por decirlo), por cumplir mejor mis normas de religioso (quizá no la humildad...) y soy feliz. Yo confío en las personas que oran. Si no oran desconfio. Tal vez se habla mucho y se ora poco.
    Cuando murió mi abuelo, hace diez años, fui el único de la familia, que creo que no lloró, pero después del entierro, fuimos a... ¡comer!, todos los tíos, primos (más de 50) a la casa de mi abuelo, eso me desconcertó...creo que eso fue lo más duro, saber que la vida no sigue igual, pero debe seguir.
    Que Dios les bendiga a todos.

  • Juan Carlos Arceo says:

    Gracias, por sus comentarios, P. Andreas. Permítame comentarle una anécdota muy personal y perdón por robarle su espacio.

    Recuerdo que cuando yo era religioso legionario allá a finales del año 1995 e inicios de 1996, me invitaron a trabajar en la oficina donde se estaba recabando la documentación sobre Maura Degollado. Obviamente estamos hablando de cuando ni nos imáginábamos de todo lo que ahora ya sabemos.

    Curiosamente, ahí conocí por primera vez lo que significaba "la ambición" en la vida de los religiosos. Me tocó trabajar con un bajo perfil en ese grupo, prácticamente estuve pasando datos a una computadora, organizando fotos, etc., etc. Pero pude percibir que para más de alguno de ese grupo yo era un estorbo, alguien que llegó "sin pedirles permiso", "sin consultarles": ¿Caridad?

    Es triste reconocer que de ese grupo inicial que trabajaba en ese "proyecto", ya no queda ninguno en el camino de la vocación legionaria (incluyéndome yo). Cada quién con sus razones, pero uno a uno decidimos seguir a Dios por otros caminos. Yo estoy felizmente casado.

    Este es un "hecho concreto" y no teórico, de cómo la ambición llega a carcomer incluso hasta los más grandes ideales. Hoy, veo el presente y miro también hacia atrás: ¿Y qué veo? Que precisamente hay en la "blogósfera" quienes exigen lo que vivieron muy poco (no puedo aseverar que nunca vivieron la caridad que exigen, pero sí que lo vivieron poco). Pero claro, el anonimato del internet, el estar detrás de una computadora y no delante de una persona nos da mucho valor.

    La vida sigue igual, P. Andreas. Lo cual no significa que nos debamos alegrar del todo, lo lamentamos porque vemos que la vida sigue igual en el modo de proceder incluso de quienes desde afuera lo ven también todo mal.

    Cuando te encuentras con un sacerdote, religioso o seglar que llega a afirmar categóricamente que la caridad no empieza con las palabras. O dicho de otro modo, que puedo hacer "cosas buenas" pero hablar maldiciendo e insultando a los demás; pues, ya entró en un juego muy bajo donde ciertamente cristiano, no es.

    Me he encontrado en mi camino con personas que te retan a que seas tolerante, pero ellos no son tolerantes. Por eso estoy de acuerdo con Ud. en ese punto: La vida sigue igual.

  • Ignacio says:

    Juan Carlos, me recuerdas con lo que escribes que hay una curiosa especie de autocalificados tolerantes que son los que quieren fagocitar a todos los que no son como ellos y muy particularmente a los que ellos califican de intolerantes. No haré un panegírico de la intolerancia pero nunca he visto o escuchado a un intolerante intentar mínimamente que los que sí lo son o presumen de tolerancia pasen a ser intolerantes. Nunca he visto a un intolerante andar por ahí dando carnets de tolerantes a los prójimos que no piensan como él y sí he visto lo contrario. Entonces lo que corresponde es ser intolerante? Desde luego que no, pero que cada quien saque sus conclusiones.

  • Jose Mari says:

    Padre Andreas, se ve que su post ha causado inquietud y rabia en algunos otros blogs de gente que sabe más de la Legión que el mismo Santo Padre y su delegado. Enhorabuena.

    Conocí al P. Oriol y me apena que haya dejado la Legión en la que había vivido y ha hecho tanto bien. Lo acompaño con mi oración para que el Señor lo acompañe en su nuevo ministerio. Pero, efectivamente, la vida de la Congregación sigue adelante (con un gran dolor por los que se desgajan de ella, con motivos o sin él), aunque nos gustaría contar con los amigos remando en la misma barca.

    Pobre padre Santiago. Seguramente él no quería hacer noticia ni ser noticia, pero ahora lo enarbolan como bandera de los "despiertos" de los que "sí aman a Cristo", de los "legionarios auténticos"... Qué pena que lo manipulen y lo usen incluso para descalificar al Delegado Pontificio.

    Lástima que se apellidaba Oriol. Si se hubiera apellidado Pérez, Martínez o un otro apellido más ordinario, quizás no lo estarían usando como bandera y regodeándose en su decisión y él estaría más tranquilo siguiendo su ministerio en Getafe. Conozco al padre Santiago, creo que no necesita porristas que le aconsejen, que le digan qué hacer, que le aplaudan, que lo propongan para paladín y defensor de la auténtica Legión renovada. Él ya lo tenía claro en su conciencia. A mí me duele. Pero me duele más que no lo dejen en paz.

    Se ve que a alguno le molestó el título que puso... La verdad es que la canción no es muy buena... pero la gente la conoce y Ud. no está en su torre de marfil lejos de lo que el pueblo escucha.

    Siga, padre Andreas, proponiendo temas interesantes. Hay mucho por hacer, pero es bueno que haya foros como éste donde se habla con claridad y con respeto a Pedro y a su Delegado, sin querer dirigirlos como si alguno (exlegionario o no) tuviera la verdad completa.

  • H Gonzalo says:

    Igual en algunas cosas, diferente en otras. Lo que está claro es que la vida sigue y, camarón que se duerme...

  • desdemadrid says:

    ¿Es más importante, mejor, más puro un legionario que otro sacerdote? ¿Es más importante ser legionario que ser sacerdote? ¿La llamada es por la Legión o por Cristo? ¿Los desviados son siempre los otros? ¿Hay que seguir machacando al que disiente? ¿Es mejor callar que actuar? ¿No habíamos quedado en que ya no había votos privados? ¿Llevamos al padre Santiago Oriol a la Inquisición? Y última cosa: del 99% de los legionarios, seres individuales, poseedores de derechos y obligaciones civiles, nadie ha dicho nada. La crítica ha sido feroz con Maciel. Se lo merecía. Y hasta cierto punto, con la cúpula de la Legión. Les va en el sueldo (ya se que ustedes no tienen sueldo). Del resto, ¿quién ha hablado?

  • Gertie says:

    Sí es penoso que se use a un sacerdote que toma una decisión tan seria como bandera para su causa quienes no confían en el Delegado. Me llama la atención que se acuse a los legionarios de no respetar a las personas y que estas mismas gentes usen a las personas para empujar sus ideas. Está claro que más rápido cae un hablador que un cojo. Paz y bien a todos.

  • Óscar Z. says:

    La vida de la Iglesia sigue adelante. Lo mismo la vida de la Legión hasta que Dios así lo quiera. No hace falta ser un genio para descubrir que en los últimos tres años las deserciones de legionarios han sido muy superiores a la estadística ordinaria. Es bueno que no lo oculten pero también hay que respetar a quienes no quieren ser estadísticas... Y con los que se quedan y con los que se van, hay que seguir trabajando en la viña del Señor, sin sentarse a lamerse las heridas o a llorar desconsoladamente por los amigos que no están. Se les agradece, se les encomienda, se les respeta... y se sigue adelante. Eso es lo más maduro.

  • Mercedes Suárez says:

    Hola Padre:

    Para que no haga falta adivinar quién soy, le comento que me llamo Mercedes, vivo en la ciudad de México, mis hijos han estudiado en colegios legionarios, tuve el privilegio de ser catequista durante diez años en un colegio legionario del sur de la ciudad, mi familia participa de manera activa en varios apostolados, Dios me ha bendecido con la amistad de muchos sacerdotes legionarios, consagrados y señoritas consagradas, en fin, le podría seguir mencionando muchas cosas que me ligan a mi y a mi familia con la Legión de Cristo, a su historia, a sus proyectos y en especial ultimamente a su sufrimiento y desconcierto.

    No es la primera vez que escribo para manifestar mi opinión acerca de lo que se escribe en una página con vinculación a la Legión y por lo tanto a la Iglesia Católica, y en esta ocasión escribo para manifestar mi desconcierto pero sobre todo mi preocupación a leer su artículo de la vida sigue igual.

    ¿como puede seguir la vida siendo igual después de todo lo que está sucediendo? de tanto sufrimiento, de tanta incertidumbre, de sacerdotes que dejan la legión por actuar en conciencia?

    Y en cuanto a la canción una pregunta: ¿usted de que grupo es? ¿de los que rien? ¿de los buenos? cuidado Padre Andreas, el poner esta canción lastima a muchos que hoy lloran, y que actúan en conciencia para no ser cómplices.

    Mientras tanto mi familia y yo, continuaremos prestando nuestros hombros, nuestro cariño y nuestra comprensión a todos aquellos hombres y mujeres que están sufriendo y para los que la vida seguramente nunca será igual!

    Ojalá por el bien de la Legión y sobre todo por la Iglesia Católica, la vida de la Legión no siga igual, sino que sea una vida mucho mas apegada a la Obra de Cristo y a su Verdad, dejando atrás vicios y mentiras incertadas por su fundador.

    Hay muchísimas cosas buenas, es tiempo de reconstruir, de edificar sobre bases sólidas y verdaderas, no desaprovechen esta oportunidad que Dios les da!

    Gracias y saludos

  • Juan Carlos Arceo says:

    El hecho de que lloremos, suframos o disfrutemos y riamos no quita que el día tenga 24 horas (sigue igual), aunque ahora en México hayan retrasado una hora el reloj.

    Por el hecho de que algunos salgan o entren, el día sigue a la noche. El que uno salga u otro entre no detiene el paso de la existencia.

    Hay que seguir analizando y reflexionando delante de Dios qué es lo que el Espíritu Santo nos quiere decir a todos. Si empezamos a catalogar a los sacerdotes entre los que ríen o lloran, entre los así llamados "despiertos" o "dorminos", de los revolucionarios o conservadores, de derecha o izquierda..., creo que estamos un poco lejos de lo esencial: la vida sigue y en ese "seguir" hay que trabajar porque las cosas sean mejores.

  • Ricardo de la Torre says:

    Qué se entiende por "la vida sigue igual"?

    El tiempo sigue su curso. La sociedad sigue su curso, quizá el conjunto sigue su curso... pero el individuo, la persona, quizá no queda igual.

    Si la historia y la vida la tomamos en conjunto, podemos decir que todo sigue y seguirá igual. Si la tomamos de manera personal, creo que no.

    Saludos

  • Gonzalo Fernández says:

    Querido Padre Andreas:

    Le envío copia del comentario que he dejado en la entrada del Blog "El Trastevere" dedicada al sacerdote D. Santiago Oriol

    "Conozco a la Familia Oriol Muñoz desde 1967. Mis padres (fallecidos los dos) conocían a D. Ignacio Oriol y Urquijo y a su esposa Dª. María desde la década de 1940. Son una familia magnífica.

    No obstante, y por muy condenable que haya sido la vida de Marcial Maciel, sigo en mis trece: si la Legión de Cristo es obra de Dios perseverará pese a la tremenda indignidad de su fundador y aunque mi admiradísimo P. Santiago Oriol la haya abandonado; si no es obra de Dios la Legión se hundirá. Eso sí: es necesario que la Legión de Cristo repare el daño a las víctimas directas de Marcial Maciel por medios espirituales y materiales una vez comprobado cada caso individualmente"

    Espero no se sientan ofendidos por el comentario.

    Un abrazo a todos

  • GUILLERMO says:

    Estimado Padre Andreas:

    Hubiera preferido la canción: (cambie amigo por Hermano)

    Cuando un amigo se va
    queda un espacio vacío
    que no lo puede llenar
    la llegada de otro amigo.
    cuando un amigo se va
    queda un tizón encendido
    que no se puede apagar
    ni con las aguas de un río.
    Cuando un amigo se va
    una estrella se ha perdido
    la que ilumina el lugar
    donde hay un niño dormido.
    Cuando un amigo se va
    se detienen los caminos
    y se empieza a revelar
    el duende manso del vino.
    Cuando un amigo se va
    queda un terreno baldío
    que quiere el tiempo llenar
    con las piedras del hastío.
    Cuando un amigo se va
    se queda un árbol caído
    que ya no vuelve a brotar
    porque el viento lo ha vencido.
    Cuando un amigo se va
    queda un espacio vacío
    que no lo puede llenar
    la llegada de otro amigo.

    Sin más comentarios…

    Guillermo

  • Ernesto says:

    No me sorprende leer comentarios que buscan bajar el nivel de la conversación. He leído otros blogs donde los participantes escriben más con el hígado que con la razón. Escritos pasionales que nada tienen que ver con la reflexión, pero en fin, asi es esto. Pobrecitos de aquellos que solo retan para que les publiquen sus comentarios, creo que no se enteran que en los otros blogs si tú escribes algo que a ellos no les parece te mandan inmediatamente a la basura. Que vayan mejor allá a llorar sus vidas y dejen aquí a quienes serenamente y guiados por el Delegado Pontificio (que también en otros lugares ya lo crucifican) quieren seguir caminando con la Iglesia.

  • Ricardo de la Torre says:

    Gonzalo:

    Suscribo lo que dices. Creo que nadie debería sentirse ofendido por lo que comentas. Más aún, sin que me conste, creo estar en lo cierto que la Legión se ha acercado a las víctimas pero que algunos han rechazado ese acercamiento... por qué? Podemos especular, pero no afirmar.

    Tan es así que se ha acercado a las víctimas que los supuestos hijos de Marcial, Raúl González uno de ellos, reconoció este hecho. Lo que no puede permitir tampoco la Legión es la voracidad con la que ellos se presentan bajo ropaje de justicia. Inclusive, hay voces que reclaman que si bien es justo una reparación económica, no pueden llevarse lo que se dio para otros fines.

    Y, Guillermo, muy buena letra. Un amigo es irreparable. Duele el que un amigo se vaya, y duele más cuando algunos amigos hieren lo que tú amas en su conjunto. No es es el caso del P. Santiago, pero sí de otros, que publican, despotrican y tiran piedras a lo que amas. El tiene sus razones para alejarse y el otro tiene sus razones para quedarse... por qué no respetar?

    Saludos

    Ricardo de la Torre G.
    ricardodlt@yahoo.com

  • Óscar Z. says:

    No era necesario disculparse, padre Andreas, aunque confieso que me edifica la capacidad de autocrítica y la sensibilidad hacia las opiniones de los demás. Ojalá se aplicaran una dosis de autocrítica los que hacen críticas demoledoras sin permitir que alguien piense diversamente, como pasa en otros blogs que viven de echar tierra a la Legión (pues sólo los temas de la Legión tienen y generan tráfico en ellos). Ánimo y siga dándonos ocasión de hablar con libertad de lo que tiene que ser el futuro de esta obra que el Papa quiere salvar a través de legionarios que usen la razón y la fe y se dejen guiar por la Iglesia.

  • Constructor says:

    Construir una catedral es muy difícil. Hay sólo un modo correcto de hacerlo pero hay mil modos de fallar.

    Demoler una catedral es muy fácil. Cualquier modo es bueno.

    No te entristezcas padre por los que no comprendieron tu artículo o porque te equivocaste. Tu ilusión es construir. Y hoy aprendiste como mejorar. Sigue construyendo según los planos de Dios.

    Por favor no te detengas. Dios quiere legionarios constructores.

  • Ramon Diez de Rivera says:

    Interesante Blog.
    Señores moderadores, Corintios 13, es de mis favoritas!!

    Soy miembro del RC, en la seccion de Señores de Almagro, Madrid. 8 hijos y empresario.
    Procedo a aportar unos comentarios rapidos, de ideas sueltas que me han quedado al leer las distintas cartas:

    - Las personas que escriben en otros blogs, estan buscando y tienen sed, igual que las de este blog. Tal vez tienen mas miedo?, No seria fenomenal poder invitarles a este blog?
    -Si existe la carta de renuncia del P. Santiago.He tenido la suerte de que me la leyera el mismo. De hecho, parte de la lectura que hizo el P. Alfonso, al terminar la charla el P. Santiago en UFV, es lectura literal de parte esa carta.
    Le interesa a alguien la charla del P. Santiago??
    - Estan fuera de la iglesia los de otros blogs?
    - Pobre P. Santiago?
    - Hay solo una manera buena de construir una catedral?

  • Mauricio Rosales Masias says:

    Que tal P. Andreas, creo que esta última semana a sido un navegar contra el vendaval, el vendaval de los que algunos quisieron ver en su escrito desde un punto de vista personal, que habrá sido con intención o muchas veces cegados por nuestro querer , de sentir de lo que vemos o sentimos de lo que puede ser verdad, pero bueno es algo natural en la persona humana, de querer ser juez, aunque por naturaleza somos victimas de nuestras propias fragilidades, y muchas veces no podemos tener la objetividad necesaria, ya que nuestros intereses propios ciegan nuestra parcialidad de las cosas que suceden o que intervienen en nuestro diario vivir.

    Admiro su entereza y valentía al pedir perdón para quienes pudieron sentirse ofendidos. En lo personal lo animo a seguir dando sus reflexiones en este blog, dando en cada palabra un nuevo sentir ante las vicisitudes de la vida, un sentir mas Evangélico, que nos hará mas cercanos al Motivo Final de nuestras vidas que es el Buen Jesús, en este mundo donde las circunstancias humanamente muchas veces nos superan, ya que la única fuerza que nos puede liberar de esta gravitas o gravedad que nos ata a la tierra es Cristo.

    Que Dios lo bendiga

  • GUILLERMO says:

    Estimado Padre Andreas:

    Cuando me he referido a esta canción, me he referido a un hermano.
    No recuerdo ningún pasaje evangélico donde la forma de proceder de NS no haya sido la de un verdadero Padre, Amigo, de Mamá.
    Sé que el asunto es más complicado de lo que alcanzamos a ver. Cuando un hermano (hijo) se va, la vida no puede ser igual, yo he entregado felizmente a 3 hijos a Dios y la verdad, mi vida no es igual (para bien).
    He querido entender que la salida del P. Santiago ha sido resultado de una serie de eventos muy lamentables e irreconciliables. Conociendo la pureza y rectitud de intención del P. Santiago, le puedo asegurar que ha sido fiel a su conciencia y a lo que Dios le ha pedido.
    Suponiendo, sin conceder, que algo estuviera mal, la actitud es estar más cercano al que más sufre, al que más nos necesita. Yo debo como papá estar más cercano con el hijo que más me necesita (aunque este no sea el caso).
    Veo que hay muy buenas "intenciones", pero en el fondo veo mucho temor, dolor y duda.
    Lo único que me resta por decir es que ninguna institución puede estar por encima de las personas, que el fin no justifica los medios, por bueno y santo que sea este fin. Habrá que revisar las formas de proceder que generan desconfianza y de vivir la Caridad Evangélica y sobre todo de saber que cada uno somos únicos e irrepetibles, somos imagen y semejanza de Dios. Que la legión, como madre que es, que debería ser, tendrá que estar muy preocupada y sobre todo ocupada en atender a todos esos hermanos o Sacerdotes que ya no están en sus filas.

    Guillermo

  • Rodrigo says:

    Antes, cuando un ex legionario o una ex consagrada se salían de las filas, ni quien se enterara. La comunidad simplemente lo perdía de vista y había quien pensaba que simplemente estaba en otro apostolado. Los motivos eran evidentes, no desanimar al resto.
    Antes se pensaba que el único motivo por el cuál la gente se salía era porque se era infiel al llamado de Dios. Hay modos de penar equivocados, pues habrá quienes efectivamente se salgan por falta de generosidad, por indisciplina o por simplemente se les pegó su gana, pero hay muchos, que simplemente se separan porque ese tipo de vida no es el que Dios quiere para ellos. De ahí que ni quedarse ni salir es bueno ni es malo y no siempre es un error o un acierto. Simplemente es el camino de cada cuál en su muy personal y particular responsabilidad.
    Lo ideal sería contar siempre con salud y prosperidad, que todos los matrimonios continúen juntos toda la vida, que todos los hijos nazcan fruto de una relación de amor y en el seno de una familia tradicional, que todos los sacerdotes perseverasen, que todos seamos buenos cristianos, que todos seamos santos, pero esa no es la realidad a la que nos enfrentamos. Por eso, en mi opinión, lo ideal hubiera sería perseverar, seguir en la meta que en momento se decidió, pero si no es así, igual que en circo, cuando hay un accidente y alguno de los actores se lastima sin querer o voluntariamente en un espectáculo, la función debe continuar. Retomar el camino y tirar pa´lante.

  • Armando Niño de Rivera Borbolla says:

    Estimado Padre Andreas:

    He leido su correo de disculpa del día de ayer, 2 de noviembre, no quiero darle más palos de los que ya se ha llevado porque reconozco la valentia de su disculpa, espero que sea sincera más que institucional.

    Como no ha aceptado posts en el articulo ¡Fuera de lugar y falta! (no se porque) le escribo en este solamente con una reflexión.

    Si el padre Santiago era tan admirado, puesto como ejemplo de sacerdote y legionario, ahora que sale, ¿Porque nadie se pone a pensar si tendra razón o no?. Me duele mucho ver como se puede ir del cielo al suelo en un segundo por decreto, lo mismo esta pasando con otros sacerdotes que la Legión exalto como "tipazos" y que ahora como cuestionan las cosas "Se complican" y son "Poco generosos".

    Un saludo

    Armando

  • Romano says:

    P. Andres,
    soy de Roma y por mucho tiempo he frecuentado el RC aqui en Roma! tuve tambien la gran suerte de conocer al P. Santiago Oriol en Madrid y otros de sus hermanos en distintas ocasiones. Dejeme decirle padre que un hombre, un hermano, en cualquiera familia no se merece ser despedido con "LA VIDA SIGUE IGUAL" o con una cancion de JULIO IGLESIAS! sobre todo cuando ese hombre y hermano ha dado mucho a esa familia y a la gente que Dios le ha puesto en su camino. Es esta la caridad que tanto los LC nos insenaron en tantos cursillos de formacion? y al final quiero preguntar: Dios quiere legionarios constructores? O mejor Dios quieres buenos sacerdodes que ayuden a costruir la Iglesia? De toda forma creo que es importante respectar las ideas y decisiones de todos. Que Dios lo bendiga

  • Gonzalo Fernández says:

    A RAMÓN DÍEZ DE RIVERA
    Querido Ramón:
    Para ya acabar con cierto confusionismo ¿No sería bueno que convencieráis al P. Santiago Oriol para que pusiera en este blog su carta dimisoria de la Legión de Cristo si lo estima oportuno?
    No obstante, es estupendo que el P. Santiago continúe ejerciendo su ministerio sacerdotal en la Diócesis de Getafe pues es una buenísima persona, un cristiano maravilloso y un sacerdote ejemplar.
    !Quiera Dios que la Diócesis de Getafe encomiende al sacerdote D. Santiago Oriol la gestión de sus colegios diocesanos beneficiándose de su amplísima experiencia discente! De todas maneras se cumplirán las palabras de Isaías "Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, dice el Señor, ni vuestros caminos son mis caminos"

  • Ricardo de la Torre says:

    Para Ramón Diez de Rivera:

    Qué tal Ramón. Mi nombre es Ricardo de la Torre. Quiero suponer que eres hermano o pariente de Borja Díez de Rivera, quien fue compañero mío en Salamanca y a su vez pariente del P. Santiago. Mucho gusto.
    Te haces algunas preguntas y sin que se tomen como oficiales, soy un simple ex legionario. Quisiera tomar el reto de responderte desde mi punto de vista.

    Las personas que escriben en otros blogs, estan buscando y tienen sed, igual que las de este blog. Tal vez tienen mas miedo?, No seria fenomenal poder invitarles a este blog?
    ENTRE LAS PERSONAS QUE ESCRIBEN EN LOS OTROS BLOGS, (CONOZCO ALGUNOS, EN PARTICULAR UNO) HAY DE TODO. HABRÍA QUE ANALIZAR CASO POR CASO.
    [EDIT, evitemos hablar sobre terceros y especular sobre sus motivos. Gracias. Moderador.]

    -Si existe la carta de renuncia del P. Santiago.He tenido la suerte de que me la leyera el mismo. De hecho, parte de la lectura que hizo el P. Alfonso, al terminar la charla el P. Santiago en UFV, es lectura literal de parte esa carta.
    DESCONOZCO LA CARTA DEL P. SANTIAGO, A QUIEN CONOCÍ Y TAMBIÉN ADMIRÉ... LO SIGO ADMIRANDO. ESPERO SEA ASÍ SIEMPRE.

    Le interesa a alguien la charla del P. Santiago?? QUIZA. DE HECHO SI SE DONDE ENCONTRARLA.

    - Estan fuera de la iglesia los de otros blogs? LOS BLOGS NO TIENEN TITULO DE PROPIEDAD. CADA QUIEN ES LIBRE.
    [EDIT. Idem.]

    - Pobre P. Santiago? POBRE SI SE DEJA LLEVAR DE OS COMENTARIOS, LOS IRES Y VENIRES, LOS TRAERES Y LLEVARES QUE HA GENERADO LA NOTICIA. A QUIEN ÉL TIENE QUE HACERLE CASO ES 1º A SU CONCIENCIA, 2º A UNA RELACION INSTITUCIONAL CON LA IGLESIA Y CON LA LEGION... LO DEMÁS SON LADRIDOS DE PERRO. HAY QUE TOMAR LAS COSAS DE DONDE VIENEN.

    - Hay solo una manera buena de construir una catedral? HAY MUCHAS... TAN ES ASÍ QUE LAS HAY GOTICAS, ROMANICAS, RENACENTISTAS, BARROCAS, Y DE CUALQUIER MANERA... SIN CAMBIOS TODO ES ABURRIDO.

    [EDIT, Idem.]

    Y para no aburrirte con esta larga respuesta, mi pregunta acerca de los otros blogs, por qué la mayoría se esconde en el anonimato? Esa maldita característica del Internet que nos hace sentirnos más valientes, más inteligentes, más grandes... y a veces somos lo contrario. En tu caso te felicito por escribir tu nombre y apellidos.

    Un abrazo, Ramón, y espero que haya coincidencias.

    Ricardo de la Torre Gutiérrez
    ricardodlt@yahoo.com

  • P. Andreas Schöggl, L.C. says:

    Agradezco a todos los comentaristas que hayan compartido sus reflexiones.

    Merece una aclaración lo de la "carta del P. Santiago": La señora de México que me ha hecho su pregunta en el blog, al menos esto es lo que yo suponía, se basó en lo que había leído en la prensa. Allí se hablaba de la reunión en Madrid y de la carta del P. Jesús María. Antes de contestar, yo volví a preguntar en Madrid si el P. Santiago también había escrito o distribuido una carta o si sólo había tenido lugar la reunión con los padres de familia. Me contestaron que no había ninguna carta y esto es lo que yo he publicado en el blog.
    Naturalmente tenía que haber una carta anterior del P. Santiago al P. Álvaro y al Delegado Pontificio sobre su salida pero era una cosa completamente diferente a la reunión y a la comunicación a los padres de familia y a la prensa. Ni me pasó por la mente que la señora podría referirse a esta carta porque en este momento no sabía que se habían leído extractos en la reunión. De todos modos, aunque el P. Santiago la haya compartido libremente con algunos amigos y personas cercanas, sigue siendo un escrito privado. En líneas generales e indipendentemente del contenido, que desconozco, estoy contrario a publicar cualquier escrito privado sólo porque algunas personas tienen interés en conocerlo.

    Pido su comprensión que no voy a contestar otras preguntas porque creo que, por mi parte, lo esencial ya está dicho: He pidido perdón, he aclarado mi postura personal, he subrayado que es muy difícil emitir juicios certeros sobre situaciones y personas desde fuera y he dejado claro que existe un compromiso para cada uno y también para nuestra congregación para mejorar y crecer. Fuera de esto, me parece que lo más respetuoso que puedo hacer en este momento es mantener silencio sobre este tema.

RSS feed para comentarios de esta entrada

Deja un comentario

Busquemos que en todo reine la caridad de Cristo: “La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta. La caridad no acaba nunca” (1 Cor 13,4-8).



Porfavor usa HTML tags <a href=""></a> para insertar links

Imagen CAPTCHA
*

  • P. Andreas Schöggl, L.C.

    Soy legionario de Cristo desde 1993 y recibí la ordenación sacerdotal en 2003. Soy originario de Austria, pero desde 1996 vivo en Roma donde me licencié en filosofía y en teología dogmática. Actualmente trabajo en la secretaría general de la congregación de los legionarios de Cristo y, los domingos, en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe (de Roma).

  • Los escritos de este blog son responsabilidad personal de cada autor y no pretenden ser una voz institucional de la congregación de los Legionarios de Cristo o del movimiento Regnum Christi.

  • En imagen

  • Cristo resplancede en la obscuridad
  • Archivos