Una “vitalidad” vaticinada como “destrucción”

«A mí me parece que se puede y se debe esperar en un positivo camino de renovación. Hay en el horizonte tantos signos que hacen pensar en una meta positiva al término del camino. El shock provocado por las acciones del Fundador fue de un impacto terrible, capaz de destruir la misma congregación, como, por lo demás, tantos vaticinaban. En cambio ella no sólo sobrevive, sino que está casi intacta en su vitalidad» (Carta del Delegado Pontificio a los Legionarios de Cristo y consagrados del Regnum Christi, 19 de octubre de 2010).

No cabe duda que hay mucho qué reflexionar en la reciente carta que Mons. Velasio De Paolis (dentro de poco Cardenal de la Santa Iglesia), escribió a los legionarios y consagrados(as). Es un mensaje alentador, que inspira confianza y aclara varios puntos muy concretos que “la vorágine de opinión pública” ha machacado a diestra y siniestra. De hecho, los titulares de algunos medios de comunicación presentaron la noticia enfocándose sobre todo en la “comisión para atender a las víctimas” y en “la desconfianza a los directores”. ¿Y lo demás de la carta?

Recuerdo haber leído hace tiempo en algunos lugares ese vaticinio destructivo de quienes afirmaban tajantemente que la única solución era la disolución. Pero la respuesta de la Iglesia ha sido otra: “Hay en el horizonte tantos signos que hacen pensar en una meta positiva al término del camino”. Más de alguno me tendrá que disculpar por atreverme a preguntar lo siguiente a viva voz, pero: ¿Cómo es que permitimos que otras fuentes nos dicten la noticia, y sobre todo nos forcen el enfoque de lo que “debemos” discutir o incluso pensar, presentando datos parciales, incompletos y en ocasiones distorsionados?

Sí, es verdad y no podemos tapar el sol con un dedo, “el shock provocado por las acciones del Fundador fue de un impacto terrible”, de eso no hay duda, y es a partir de eso que la Iglesia insiste en acompañar a la Congregación y al Movimiento para caminar juntos en esta vía de purificación, con todo lo que implica; pero lo que pesa más en la balanza de la mayoría es esa “vitalidad intacta” de quienes siguen trabajando día a día en la evangelización y no se quedan estancados en el pasado y tienen en la mira esa esperanza que es “un positivo camino de renovación”.

Tampoco se puede esconder el hecho de que muchos quisiéramos un camino acelerado y ver resultados inmediatos. Quisiéramos plantar una semilla y al día siguiente poder disfrutar de un árbol de 100 años, fuerte, frondoso; pero, ¡oh realidad!, los caminos de Dios (y sobre todo los tiempos de Dios) tienen su razón de ser, incluso en la misma naturaleza. Las semillas se están plantando y regando y cultivando…, y tenemos puesta nuestra esperanza en Dios al estar viendo una realidad prometedora, un horizonte donde hay “tantos signos que hacen pensar en una meta positiva al término del camino”.

Esta carta de Mons. Velasio, desde mi perspectiva, no es motivo para pavonearse ante quienes opinan diverso a nosotros, quienes se merecen nuestro respeto como toda persona humana; más bien es para valorar que detrás de todo esto hay una acción del Espíritu Santo muy clara y muy directa. Hay partes del texto que requieren de una lectura cuidadosa y donde incluso hay que pedir luz al Espíritu Santo para poder leerla desde una perspectiva justa. Recordemos también que es una carta dirigida a religiosos y a miembros consagrados. Nosotros, “los de afuera”, no somos destinatarios directos de este texto, por lo que puede ser que encontremos expresiones que a nosotros no nos suenan familiares, pero a un religioso sí.

Si se da este último caso, aquí contamos con este espacio abierto para desgranar inquietudes y comentarios.

Acerca de Juan Carlos Arceo

Durante varios años fui religioso legionario de Cristo. Hoy estoy felizmente casado con Trish Bailey y trabajo como editor de las páginas web de la Legión de Cristo y del Regnum Christi. Soy egresado del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma, con licenciatura en filosofía.
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Una “vitalidad” vaticinada como “destrucción”

  1. Jazmani dijo:

    Sería conveniente explicar mejor el siguiente párrafo, muchos me lo han preguntado de diferentes formas, ¿Han disminuido las personas que entran a la Legión para ver si su vocación es el sacerdocio? Otros me han dicho: ¿Los papás los han sacado de la Legión por desconfianza? Y varios han dicho: ¿Los sacerdotes han decidido no encargarse de buscar vocaciones?

    Gracias, Saludos.

    “Alguna disminución se ha tenido en la promoción vocacional. En estos casos la dificultad viene particularmente de los parientes, que no han sabido discernir suficientemente –en medio del gran clamor de los medios de comunicación– la verdad de la falsificación. Desgraciadamente en esta vorágine de opinión pública se ha dejado llevar algún legionario que ha desistido del compromiso de promoción vocacional”.

    También me han preguntado sobre la frase “vitalidad intacta”.

  2. Ricardo de la Torre G. dijo:

    La fortaleza de la Legión después del ramalazo recibido ha sido por la formación tan sólida que han recibido en la fe y en el amor a Cristo y a su Iglesia.

    Ese fue más que un cañonazo.

    Esos mis legios! Quién duda que han dado muestras de obediencia y amor a la Iglesia. Cuántos de ellos estuvieron tentados de levantar la voz y acallar a un mal agorero, cuántos de ellos desearían contestar la agresión y devolver el insulto… Pero no, tuvieron agallas de callar y aguantar vara, ofrecerle a Cristo su silencio por el bien de su Iglesia y su amada Legión.

    Esos son los valientes legionarios!

    El sol vuelve a salir entre nubes y un día vendrá el pleno verano.

    Acostúmbrense a escuchar todo tipo de improperios, acostúmbrense a la vorágine mediática, acostúmbrense a enfrentar con entereza la vejación. “A gruñidos de puerco, orejas de chicharronero!”.

    Mucha seguridad.

    Por los que nunca tiran la toalla…. TECATE!

  3. Mauricio Rosales Masias dijo:

    Al leer la edificante carta dirigida a Los Legionarios y consagrados del RC, no puedo de dejar de reflexionar como el Buen Dios va sembrando su plan, para encontrar la renovación necesaria dentro de la Legión, pero este encontrar no es parte de Dios, sino de sus miembros, el plan salvífico ya estaba trazado, Dios lo tenia previsto, es ahora que por medio de la Iglesia en la persona de Monseñor De Paolis va mostrando sus primeras líneas en esta carta, que más que una carta, es una brújula dada por el Espíritu Santo a todos los legionarios y consagrados del RC.

    Se siente tanta luz para proceder en cada línea, que creo que cada legionario y consagrado tendrá su corazón puesto en estos rumbos y destinos que la brújula del Espíritu Santo ha puesto por medio de Monseñor de Paolis. Creo que todo esto que comienza a caminarse es un don propio de cada vocación, es el camino necesario para que Dios pueda medir la entrega y generosidad de cada LC y cada consagrado… estos son los caminos de Dios, con propuestas y situaciones que solo Él entiende, a los demás sólo les queda entregarse incondicionalmente por medio da cada vivencia en cada vocación, con sus superiores, unidos en la oración y la cercanía de la Iglesia.

    La Legión es una obra de Dios y la Iglesia lo ratifica, las circunstancias humanas impropias fueron previstas por Dios y aún así Dios fundó la Legión, quizás para dotar de sacerdotes más santos, más humildes y más entregados a la Iglesia en un mundo donde el relativismo, la secularización y el hedonismo han plantado sus raíces. Mirando todo este proceso desde fuera y de bien fuera, pues no pertenezco actualmente por más de 20 años a algún apostolado de la LC y del RC, creo que Dios tiene grandes y maravillosas cosas para Los Legionarios, pero es necesario el crisol y la penitencia para ser cada día más cercana la Mano de Dios en cada Obra por medio de ustedes Legionarios de Cristo, consagrados y consagradas del RC.

    Dios los bendiga a todos.

  4. Maria dijo:

    “Me tendrá que disculpar por atreverme a preguntar lo siguiente a viva voz, pero: ¿Cómo es que permitimos que otras fuentes nos dicten la noticia, y sobre todo nos forcen el enfoque de lo que “debemos” discutir o incluso pensar, presentando datos parciales, incompletos y en ocasiones distorsionados?”

    Me tendrá que disculpar por atreverme a darle la vuelta a su pregunta lo siguiente de viva voz, pero: ¿Cómo es que después de los años transcurridos desde el 2006 hasta ahora 2010, sigan habiendo desniveles de información y comunicación? ¿no será que esa falta de comunicación honesta, sincera, de una vez podría zanjar asuntos pendientes que ahora mismo imposibilitan que se siga adelante? una cosa es la prudencia y otra marear la perdiz, ahí es dónde ha ganado tiempo el demonio, generando confusión, búsqueda de seguridades y sembrando la desconfianza entre legionarios y personas afines a la legión y al movimiento por doquier.

    La carta del Delegado apostólico, es una clarísima invitación y (creo que definitiva) para entrar por el camino de la obediencia en la congregación, de otro modo, difícilmente se podrá salvar el barco. Si los principios fundamentales de vida religiosa se están quebrantando continuamente de arriba a abajo y de abajo a arriba, pues ya me contará ud. cómo va a salir esto para adelante. Y el resto…vendrá por añadidura.

  5. Juan Carlos Arceo dijo:

    Agradezco los comentarios, ciertamente debo insistir en que la carta fue dirigida a los legionarios y miembros consagrados y no a nosotros.

    Por ello, Jazmani, hay que pedirle a Dios que ilumine nuestras mentes y nuestros corazones para asimilar poco a poco el contenido. No está de más que, si así lo ves conveniente, acudas a algún legionario cercano a tu ciudad para platicar sobre la carta, sobre todo por las inquietudes que leo en los comentarios que has puesto. Estoy seguro que también ellos están en un proceso de asmiliación del texto.

    Respondiendo a María, comento que el quedarnos sólo con un parrafito de mi intervención en este blog sin ver su totalidad, es ya, en sí, una interpretación parcial a mi comentario en el blog. Coincido en tu comentario al decir que la carta del Delegado es una invitación a la obediencia, pero también parece que estás interpretando, como punto de partida, que la Legión ha sido o está siendo desobediente, algo que la “vorágine de la opinión pública” ha machacado a diestra y siniestra valiéndose de comentarios sueltos de aquí y de allá; no sé, tal vez me equivoque (no soy infalible). Estoy a tu disposición para tratar el asunto, si así lo deseas.

  6. Maria dijo:

    A MAURICIO ROSALES,

    Apreciado Mauricio, en su comentario Ud. afirma lo siguiente: “La Legión es una obra de Dios y la Iglesia lo ratifica, las circunstancias humanas impropias fueron previstas por Dios y aún así Dios fundó la Legión”

    Perdóneme Ud. pero hasta donde sabemos el Papa Benedicto XVI ha hablado de “Diseño eterno” de Dios, pero no de “previsión” de Dios del pecado.

    “Los tiempos que estamos viviendo, aún teniendo una notable carga positiva, porque los hilos de la historia están en las manos de Dios y su diseño eterno se revela cada vez más, están marcados también por muchas sombras.” (Benedicto XVI, 7 de octubre de 2010).

    Una cosa son las sombras por nuestras limitaciones ante la Sabiduría y el Plan de salvación de Dios para la humanidad y otra cosa muy distinta es que las barbaridades del P. Maciel fueron previstas por Dios, ¿no será más bien que Dios que está por encima de todo, optó con su omnipotencia por pasar por encima y “desfacer el entuerto” al llamar y enviar obreros a la mies para que se cumpliera más tarde eso que afirma San Pablo: “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Rm 5,20)?

  7. Mauricio Rosales Masias dijo:

    Respondiendo a Maria

    Que bueno el interés por mi afirmación estimada amiga, la cual ratifico con espíritu sobrenatural y aún más confiado con las palabras que deja usted escrita de nuestro querido Benedicto XVI , la cuales con agrado vuelvo a copiar

    “Los tiempos que estamos viviendo, aún teniendo una notable carga positiva, porque los hilos de la historia están en las manos de Dios y su diseño eterno se revela cada vez más, están marcados también por muchas sombras.” (Benedicto XVI, 7 de octubre de 2010).

    Por muchas sombras dice nuestro querido Benedicto, y sobre esta verdad quiero rescatar lo siguiente:
    “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.” (1 Juan 1:8-1)

    Cuando el Apóstol Juan escribió esto inspirado por el espíritu Santo nos da a conocer nuestra realidad, ya que todo lo bueno que podamos hacer es por pura Misericordia de Dios y esto Dios lo tiene encuenta en cada plan salvífico para la humanidad, pues a pesar de nuestro pecado, Dios cuenta con nosotros, por que El conociendo nuestra miseria ” Quiere perdonarlos “…. y me viene a la mente esta jaculatoria de Tomas de Kempis que recuerdo mas o menos así ” Soy un pobrísimo siervecillo tuyo , gusanillo desechado , mucho mas pobre y despreciable de lo que sé y puedo decir ” . De ello Dios pone su plan salvífico en cada Obra, que Él quiere comenzar, sabiendo que algunos no serán fieles al llamado. por que la semilla a veces caerá sobre la piedra y no sobre la tierra, el construye su Reino… todo esto estaba previsto antes de la Creación por ello ratifico ” Dios tenia previsto ” y aún en las debilidades que Marcial Maciel hubiera tenido, Dios aun quiso fundar su Obra por medio de él , pues Dios es Principio y Fin, es Omnipresente . Ahora Dios en su infinita misericordia habrá trazado el Plan salvÍfico sobre Marcial Maciel, pues Dios mas que omnipotente y Omnipresente es Todo Misericordioso, Dios conoce los corazones y las luchas de tantas almas por vivir en su gracia, las responsabilidades de la salvación son personales y en el momento de la muerte de Marcial Maciel en el encuentro con Cristo, Dios habrá condenado o perdonado , es ¡ Cristo que decide !. Nosotros no podemos decidir, solo nos queda orar por la humanidad entera…como también buscar las responsabilidades civiles en los casos en que la pena por delito corresponda y de ello esto depende de los tribunales de justicia respectivos.
    “Cada cual es libre de creerle y obedecerle, o de presumir de inocencia hasta el Día del Señor, en donde el mundo será juzgado con perfecta Justicia (Hc 17:31) “.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*