Arquidiócesis europea: “No comentaremos nada sobre los motivos”

Uno de los temas que me he propuesto para mis artículos en “Regnum Christi en vivo” es ilustrar y explicar algunos principios que debemos considerar en comunicación y algunas situaciones que se pueden suscitar. Ya he hablado de los retrasos que a veces se dan por transmitir la información primero a los destinatarios principales y hoy quisiera escribir sobre la comunicación y las decisiones que involucran a las personas.
 
Como siempre, las cosas se entienden mejor con un ejemplo. Esta vez quisiera utilizar un suceso muy reciente en una arquidiócesis europea. Podría ser un caso de análisis para la comunicación eclesiástica.
 
Dentro de 10 días está prevista, en ese lugar, una ordenación de un grupo de diáconos permanentes. Antes de proceder a la ordenación, la arquidiócesis pidió, por medio de un anuncio oficial, que los fieles de las respectivas parroquias señalaran eventuales objeciones contra la ordenación de uno de los candidatos para el diaconado permanente (algo semejante se hace también para los matrimonios católicos). La semana pasada, el arzobispo del lugar se entrevistó personalmente con cada uno de los candidatos.
 
En un caso, el arzobispo ha tenido que comunicar personalmente al interesado que por ahora no puede ser ordenado diácono. Se trata de una persona conocida (autor de varios libros) y, como era de esperar, la decisión ha levantado naturales polémicas: Entre los parroquianos hay “decepción y consternación” y se especula sobre los “verdaderos motivos” detrás de esta decisión a última hora. El candidato para el diaconado permanente ha tenido que desdecir la invitación que ya había distribuido y según los reportes considera la decisión del arzobispo “una gran injusticia”. Todo esto lo he podido leer, aún estando a más de 1000 kilómetros de distancia, en las páginas de Internet de los periódicos locales que incluso reportan con indignación lo que el arzobispo supuestamente ha dicho y explicado durante la entrevista personal.
 
¿Y cómo contestó el portavoz de la arquidiócesis a la pregunta del periodista si efectivamente se canceló, por ahora, la ordenación diaconal de este candidato? Aquí está la respuesta: “Así es. Sin embargo, no comentaremos nada sobre los motivos dado que se trata de un asunto de personal”. Esto, y nada más, a pesar de las críticas contra la decisión de la arquidiócesis en los medios de comunicación.
 
La razón es evidente: En este caso concreto, parece que la única manera de defender el modo de proceder de la arquidiócesis hubiera sido revelar información reservada sobre las dudas que han surgido en cuanto a la idoneidad del candidato para el diaconado. Por respeto de su persona y de su derecho a la privacidad, esta opción queda descartada y los responsables de comunicación en este lugar han hecho lo único correcto en esta situación, aunque seguirá habiendo críticas.

Sin embargo, en justicia debo añadir también que la situación del candidato para el diaconado no resulta nada fácil. Algunos podrían poner en cuestión la rectitud de su doctrina o incluso de su carácter y naturalmente hubiera sido mejor que las dudas sobre su idoneidad se hubieran conocido y resuelto antes y no a última hora. El hecho es, que estas situaciones se pueden dar y no es prudente ir adelante sólo por miedo al “qué dirán”. Pidamos a Dios que mediante un examen ulterior de su caso puedan permitirle recibir la ordenación (que siempre es un don y nunca un privilegio que se puede exigir) o que los fieles del lugar le ayuden a encontrar otros caminos para vivir su vocación cristiana en plenitud.

Esto es todo para hoy. Que Dios los bendiga.

P. Andreas Schöggl, L.C.
preguntas@regnumchristi.org

P.D. Supongo que todos ya han leído la carta de Mons. Ricardo Blázquez sobre la visita apostólica a los miembros consagrados del Regnum Christi. La publicamos puntualmente en el sitio de Internet.

P.D.D. Nuestros técnicos me avisan que las dificultades temporales con la dirección preguntas@regnumchristi.org ya están resueltas. Aquí me tienen de nuevo a su disposición.

Acerca de P. Andreas Schöggl, L.C.

Soy legionario de Cristo desde 1993 y recibí la ordenación sacerdotal en 2003. Soy originario de Austria, pero desde 1996 vivo en Roma donde me licencié en filosofía y en teología dogmática. Actualmente trabajo en la secretaría general de la congregación de los legionarios de Cristo y, los domingos, en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe (de Roma).
Esta entrada fue publicada en Mil preguntas, una a una. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*