Estatutos del Regnum Christi – ¿Hay preguntas?

Hoy, 26 de noviembre de 2010, celebramos el sexto aniversario de la aprobación de los Estatutos del Movimiento Regnum Christi. La aprobación del Papa Juan Pablo II nos llegó por medio de un decreto de la Congragación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. Cito aquí algunos pasajes esenciales:

CONGREGAZIONE
PER GLI ISTITUTI DI VITA CONSACRATA
E LE SOCIETA DI VITA APOSTOLICA

Prot. n. R. 111 1 /2004

D E C R E T O

El Movimiento Regnum Christi es el instrumento específico de apostolado de la Legión de Cristo, a la que está unido de modo indivisible. Su finalidad es la instauración del Reino de Cristo entre los hombres por la santificación de sus miembros, en el estado y condición de vida al que Dios les ha llamado, y por una acción apostólica personal y organizada al servicio de la Iglesia y sus pastores. Con la dirección y apoyo espiritual de los legionarios de Cristo, los miembros del Movimiento, en el pleno ejercicio de su libertad se unen entre sí para ayudarse mutuamente a cumplir sus compromisos bautismales.

Su carisma específico es el mismo de la Legión de Cristo y consiste en conocer, vivir y predicar el mandamiento del amor que Jesucristo Redentor vino a traernos por su Encarnación. Es bien conocido, de hecho, el trabajo que realizan los legionarios de Cristo y los miembros del Movimiento de apostolado Regnum Christi en la construcción de la civilización de la justicia y el amor cristianos.

El Fundador de la Legión de Cristo y del Regnum Christi ha presentado a la Sede Apostólica los Estatutos del Movimiento de apostolado Regnum Christi pidiendo su aprobación definitiva. El Sumo Pontífice ha acogido paternalmente esta solicitud y con su autoridad suprema los ha aprobado.

[…]

Dado en Roma el 26 de noviembre de 2004.

* * * *

La primera pregunta que me viene en el aniversario de la aprobación de los Estatutos del Regnum Christi (26 de noviembre de 2004) o de las Constituciones de la Legión de Cristo (29 de junio de 1983) es siempre la siguiente: ¿Estoy viviendo lo que Dios y la Iglesia esperan de mí?, ¿cómo avanzo en mi santificación?, ¿pongo todo mi esfuerzo en el apostolado al servicio de la Iglesia?, ¿hoy conozco y amo más a Jesucristo y lo predico con más entusiasmo que hace un año?

Esto es son las preguntas fundamentales y no las voy a responder aquí en el blog, sino las he llevada a la oración esta mañana y a la adoración eucarística y el rosario solemne por la tarde. Han sido respuestas personales, unidas a la petición que Dios me siga sosteniendo con su gracia.

Por otra parte hay algunas preguntas muy prácticas sobre los estatutos del Regnum Christi que están en el aire. Intentaré responder ágilmente las más comunes. Si alguien quiere profundizar, pueden dejar sus preguntas en un comentario o me pueden escribir a preguntas@regnumchristi.org.

¿Por qué el Decreto de aprobación lo ha emitido la Congragación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y no el Pontificio Consejo para los Laicos?

De hecho, cuando se solicitó la aprobación nos dirigimos primero al Pontificio Consejo para los Laicos. Sin embargo nos explicaron que al ser el “moderador supremo” (el responsable último) del Regnum Christi el director general de una congregación religiosa, la competencia estaba con la Congragación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades y allí se concluyó el trámite.

¿De qué tratan los Estatutos del Movimiento Regnum Christi?

En total hay 128 números que tratan sintéticamente los aspectos fundamentales del Movimiento. Están divididos en 13 capítulos que son:

  1. Naturaleza y fines del Movimiento Regnum Christi
  2. Los miembros del Movimiento
  3. La organización del Movimiento
  4. La admisión al primero y segundo grado
  5. La formación de los miembros
  6. Espiritualidad de los miembros seglares de primero y segundo grado para una vida en el mundo
  7. Naturaleza del tercer grado
  8. Admisión al tercer grado
  9. Etapas para los miembros de tercer grado
  10. Las promesas
  11. Algunas normas sobre las actividades de los miembros de tercer grado
  12. Salida del tercer grado
  13. La enmienda de los Estatutos

¿Los Estatutos son las únicas normas que tienen los miembros del Regnum Christi?

No. Especialmente para los miembros consagrados hay otras normas que están incluidos en los Reglamentos y en otros códigos. Esto corresponde, por analogía, a lo que el derecho canónico pide para las congregaciones religiosas. En las constituciones hay que poner lo esencial y esto es lo que se presenta a aprobación de la Santa Sede. Las demás normas se colocan en “otros códigos”. Cito el derecho canónico:

587 § 1.    Para defender con mayor fidelidad la vocación y la identidad de cada instituto, en el código fundamental o constituciones de cada uno de ellos deben contenerse, además de lo que se ordena observar en el c. 578, las normas fundamentales sobre el gobierno del instituto y la disciplina de sus miembros, la incorporación y formación de éstos, así como el objeto propio de los vínculos sagrados.
§ 2.    Ese código es aprobado por la autoridad competente de la Iglesia, y sólo con su consentimiento puede modificarse.
§ 3.    En ese código se han de armonizar convenientemente los elementos espirituales y jurídicos; pero no deben multiplicarse las normas sin necesidad.
§ 4.    Las demás normas establecidas por la autoridad competente del instituto se recogerán convenientemente en otros códigos, normas que pueden revisarse y acomodarse cuando sea oportuno, según las exigencias de los lugares y tiempos.

De hecho, las primeras versiones de los Estatutos del Regnum Christi fueron bastante más amplios, pero a la hora de presentarlos a la Santa Sede, era necesario adaptarlos a esta normativa general y el texto anterior se dividió en dos (Estatutos y Reglamentos). Por el tipo de edición y por deficiencias en la comunicación y en la distribución de los volúmenes se creó algo de confusión, pero me parece que ahora ya todos los legionarios y miembros consagrados han entendido bien la distinción.

¿Entonces las demás normas que tienen los consagrados y las consagradas no son aprobadas por la Iglesia?

Como con todos los demás institutos e instituciones eclesiales, también en el caso del Regnum Christi la Santa Sede sólo ha revisado y aprobado los elementos esenciales, es decir, lo más importante. Sin embargo, los demás códigos también están aprobados por la autoridad legítima y competente al interno del Movimiento y de la Legión de Cristo y, en este sentido, están aprobados por la Iglesia. Se podría comparar con un colegio, donde las normas esenciales las fija el ministerio de educación, pero el director del colegio tiene la autoridad para establecer un “código de conducta” que también es legítimo y vinculante para los alumnos, aunque no haya pasado por el ministerio de educación.

¿Es verdad que los Estatutos aprobados por la Santa Sede no hablan de los consagrados y las consagradas o lo tratan sólo en un número?

No es verdad. De hecho, los números 83-127 hablan del tercer grado, es decir, de “aquellos hombres o mujeres célibes que ofrecen sus vidas a Dios en el seguimiento de Cristo, de manera libre y total, por la práctica de los ideales evangélicos de castidad, pobreza y obediencia; dedican todas sus fuerzas y tiempo al servicio de la Iglesia según el carisma propio y viven ordinariamente en equipo” (n. 83).

¿Entonces por qué sigue habiendo discusiones al respecto de los consagrados y consagradas?

Quizás porque sin discusiones la vida de los canonistas sería muy aburrida. – Hablando en serio, las discusiones suelen depender de una definición estrecha o más amplia de lo que es la “vida consagrada” en la Iglesia. Estrictamente hablando, según el derecho canónico la “vida consagrada” se realiza en un “instituto de vida consagrada”, otro tipo de asociación eclesial de personas consagradas (instituto secular, asociación de vida apostólica, etc.) u otra forma definida (eremitas, las vírgenes consagradas que dependen del obispo diocesano).

Sin embargo, la Iglesia ha reconocido que también en movimientos como el Regnum Christi puede haber miembros que consagran su vida totalmente a Dios y viven en pobreza, castidad y obediencia. Esto es lo que está definido y aprobado en los Estatutos. De hecho, en el comunicado del 1 de mayo, en el decreto sobre las funciones del Delegado Pontificio, en sus cartas y en la carta reciente del Visitador Apostólico se habla, sin hesitación alguna, de “miembros consagrados del Regnum Christi”. Por tanto, no veo ningún problema en este momento y si hubiera algo por precisar desde el punto de vista canónico lo podemos hacer en los próximos años con la ayuda del Delegado Pontificio Card. Velasio De Paolis que es un gran experto en esta materia.

¿Pero ”aprobación definitiva” del Papa no quiere decir que los Estatutos del Regnum Christi ya no podrán cambiar nunca?

No. La palabra “definitiva” simplemente se contrapone a “temporal” (para algunos años, renovable). La aprobación de los Estatutos no “caduca”. Sin embargo, el último número de los Estatutos trata precisamente de las posibles enmiendas y fija cómo se pueden realizar. Por tanto, si hace falta, sí puede haber cambios, tal como puede haber cambios incluso en el código de derecho canónico o en el misal, si el Papa lo indica.

Antes de la aprobación de los Estatutos, ¿el Movimiento era algo ilegal?

No. Es el proceso ordinario en la Iglesia que primero surge un grupo de personas que se reúnen para ayudarse a ser buenos cristianos y realizar algún aspecto de la misión de la Iglesia. Después este grupo va creciendo y obra con la bendición o incluso con la recomendación de sus pastores (obispos). Inicialmente se suele regir por un reglamento que sólo tiene validez interna, pero cuando una asociación católica llega a una cierta consistencia y extensión (en varios países) se pone la cuestión de una aprobación formal por parte de la Santa Sede. Por tanto, no se puede decir que antes de la aprobación, el movimiento no existía o no existía legítimamente.

El Decreto de aprobación dice que los Estatutos los presentó el Fundador. ¿Esto no crea problemas ahora?

Más que un problema real, este hecho es una muestra que el carisma y la institución trascienden a la persona del fundador en varios sentidos. En primer lugar en su origen, porque la aprobación de la Iglesia certifica, por así decirlo, que el origen está en Dios, en una inspiración del Espíritu Santo, y no sólo en un proyecto humano. En segundo lugar porque un movimiento eclesial y sus estatutos no son simplemente una “creación de la nada” por parte del fundador, sino se insertan en la tradición de la Iglesia y muchas veces son el resultado de una colaboración (también en la redacción de los Estatutos han colaborado varias personas). Finalmente, la institución trasciende la persona porque «cada carisma es otorgado para el bien común, en beneficio de toda la Iglesia» (Juan Pablo II, Discurso a los movimientos eclesiales, 30 de mayo de 1998) y se convierte en un patrimonio de la Iglesia. No es una posesión personal del fundador. Por tanto, a partir de un cierto momento la institución tiene una vida propia, de otra manera se acabaría con la muerte del fundador.

Espero que estas aclaraciones ayuden y si hay más preguntas estoy a disposición.

Que Dios los bendiga.

P. Andreas Schöggl, L.C.
preguntas@regnumchristi.org

Acerca de P. Andreas Schöggl, L.C.

Soy legionario de Cristo desde 1993 y recibí la ordenación sacerdotal en 2003. Soy originario de Austria, pero desde 1996 vivo en Roma donde me licencié en filosofía y en teología dogmática. Actualmente trabajo en la secretaría general de la congregación de los legionarios de Cristo y, los domingos, en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe (de Roma).
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Estatutos del Regnum Christi – ¿Hay preguntas?

  1. Alejandro U. dijo:

    Mil gracias P. Andreas por hacer claridad sobre el tema, muy interesante por demás.

    Creo que me surge una pregunta y es la siguiente: ¿Pueden los miembros tener acceso al texto impreso o digital de los estatutos? Porque es distinto el Manual del miembro del movimiento.

    Muchas gracias.

  2. Alicia dijo:

    Muchas gracias Padre. Creo que nos permitirá tener estas ideas más claras para nosotros, así como transmitirlas a muchos otros, dentro y fuera del RC. Dios lo bendiga y felicidades en esta Primerísima.

  3. P. Andreas Schöggl, L.C. dijo:

    Alejandro, gracias por tu pregunta porque evidentemente esta me faltó.

    Entonces, por ahora los Estatutos del Regnum Christi no están disponibles en línea o en formato digital. Sin embargo, los miembros del Regnum Christi, obispos, sacerdotes u otras personas con un interés sinceros pueden acercarse a cualquier centro nuestro y allí los podrán conocer. Es un texto breve, se puede leer en menos de una hora. Aquí en Roma incluso lo hemos ofrecido a periodistas que estaban haciendo un reportaje de fondo sobre el Movimiento.

    Quizás alguno se preguntará por qué no estamos divulgando los Estatutos de manera más activa. El motivo más importante, desde mi punto de vista, es que la lectura de unos estatutos no es la mejor manera de entender que es la vida del Movimiento Regnum Christi. Sería un poco como si uno se acercara al mundial de fútbol leyendo el reglamento oficial de la FIFA. ¡Hagan un intento para ver si logra transmitir lo que es un mundial de fútbol o el fútbol como tal!

    Coincidirán conmigo que es mucho mejor ir allí, conocerlo de primera mano, participar en actividades, hablar con otros. Si se trata de leer algo, recomendaría un manual más práctico, de aprendizaje y de referencias, como lo es el “Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi” (publicado en 2008) que cada miembro del Regnum Christi debería tener en su casa y que puede adquirir cualquier persona que lo quisiera tener. De hecho, contiene mucha enseñanza y muchas recomendaciones que pueden servir para quien quiera vivir su fe cristiana con profundidad.

  4. Ignacio dijo:

    Excelente nota P. Andreas, sigan publicando artículo como este que promueven gran enriquecimiento. Y me encanta además que lo posteado (horrible palabra) no esté al rebufo de otros espacios. Sigan subiendo notas si que otros espacios quieran marcar la agenda

  5. Alejandro U. dijo:

    Muchas gracias por su respuesta, P. Schöggl.
    Sin embargo quisiera anotar algo más, con respecto al ejemplo que pone del reglamento de la FIFA. Obviamente no es lo mismo, puesto que un mundial de fútbol o la afición a un equipo o país en ese deporte no incluye pertenencia espiritual, ni uno se adhiere mediante un acto oficial de incorporación o adhesión a un equipo de fútbol como a una familia a la que aportará con su tiempo, su apostolado, sus energías y sus haberes, como sí pasa en un Movimiento Apostólico, particularmente el nuestro.

    Entonces el interés de algún miembro por tener, o por lo menos conocer los Estatutos, es sano en ese sentido. Coincido totalmente con usted cuando dice que no son unos Estatutos la mejor forma de conocer la vida de un Movimiento apostólico sino la participación en sus actividades; pero objetivamente hablando también coinicidirá usted conmigo en creer que hay una especie de derecho de conocer la teoría que da fondo y sustento a las demás cosas buenas del Movimiento, que han sido a fin de cuentas la primera razón y el motivo principal de los miembros en general para enlistarse en las filas del Regnum Christi.

    Pero me queda clara mi duda: sí es posible conocerlos, imagino que con algún sacerdote de la Legión, como usted mismo lo ha dicho.

  6. P. Andreas Schöggl, L.C. dijo:

    Gracias, Alejandro. Es así como tú dices. Los miembros del Reino pueden conocer los estatutos. Basta que pregunten en sus secciones o a un sacerdote legionario (espero que todas la dificultades de distribución estén ya resueltas).

    Mi consideración sobre la difusión digital y la publicación se referían a personas externas que ni conocen el Movimiento y para los que los estatutos serían la primera información. Como siempre, una comparación explica algo, pero no todo. Gracias a Dios, muchos miembros del Regnum Christi dan un ejemplo de entrega a Dios y a la Iglesia en este Movimiento que va muchísimo más allá de una mera afición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*