Thanksgiving Day en una casa de consagradas

Por Gloria Conde Pons *

El jueves celebramos “Thanksgiving Day”. Gran fiesta en Estados Unidos. Hoy hemos visto en las noticias las imágenes que circularon en pocas horas por youtube. A una familia se le incendia el pavo dentro del horno al derramarse un poco de aceite. Gritos, bronca, y risas al final. El pavo salió no “vivito y coleando” pero sí “rico”.

Los americanos celebran Thanksgiving, el día de Acción de gracias, para recordar su primera cosecha en la tierra de la libertad. El año que llegaron lo pasaron mal porque se había pasado la época de la siembra pero al año siguiente hubo gran fiesta. El presidente de Estados Unidos, como es tradición, le perdonó la vida a dos pavos flamantes de plumas blancas.

Aquí en nuestra casa de Monterrey, gracias a Mary, nuestra compañera americana,  las consagradas también tuvimos pavo,  “sweet potatoes”, “stuffing”, “mashed potatoes” y, de postre, “pumpkin pie”. Por la mañana, el Padre celebró la Misa en inglés y cantamos en inglés  (“Here I am, Lord”, entre otras). La tarde transcurrió alegre y tranquila. El clic-clic en la sala de computadoras. Selene preparando su rally padre e hija que tendrá mañana en la montaña de Chipinque. Necesitaba ideas para las pruebas del rally: “Pues que busquen 3 bichitos y 5 clases de hojas diferentes. Y que se tomen una foto original….”. Almudena quiere que llegue el próximo jueves porque, hasta ese día, tiene que sobrevivir a un maratón de posadas, convivencias y actividades de adviento. En medio del trabajo, de vez en cuando cruzamos miradas de complicidad porque no funcionaba bien la conexión de internet. Varias no nos atrevemos a salir al jardín de noche por miedo al “tlacuache Miguelito” (es un tipo de rata horrible con ojos amarillos que merodea por estos rumbos). Alguna copia cuidadosamente el calendario de diciembre muy consciente de que hay que estar listo para lo que venga: meriendas con visitas, coro, salidas al aeropuerto. La vida de las consagradas en el Regnum Christi no es nada aburrida. Y le damos gracias a Dios por todo esto. Le damos gracias a Dios por el gozo que nos regala al vivir las pequeñas cosas de cada día. Porque podemos rezar juntas, trabajar juntas, aprender juntas, sufrir juntas y disfrutar juntas. Le damos gracias a Dios por este año, por estos meses importantes para nosotros como familia en la Iglesia, y le pedimos estar con el corazón despierto para descubrir su acción en cada momento.

P.D. Se puede leer algo más sobre el origen y el sentido religioso del Thanksgiving Day en la nota de Jim Fair del blog Regnum Christi live en inglés.

* Gloria Conde trabaja actualmente en la pastoral familiar en Monterrey, Nuevo León (México) y es autora de varios libros.

Acerca de Autores varios

En esta sección publicamos textos selectos de otros autores que desean compartir sus reflexiones sobre temas relacionados con el carisma y la misión del Regnum Christi en la Iglesia. Las sugerencias se pueden enviar a (regnum@regnumchristi.org), junto con una breve presentación del autor”.
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Thanksgiving Day en una casa de consagradas

  1. Alicia dijo:

    Gracias Gloria por tan colorido y divertido artículo. Me hizo recordar hermosos tiempos viviendo como colaboradora en casa de consagradas. Dios siga bendiciendo su generosidad. ¡Feliz Adviento!

  2. Andrea Mayo dijo:

    me gustó mucho tu artículo. no conozco mucho de ustedes, consagradas, pero me gustaría participar en alguna de sus actividades

  3. Maria dijo:

    Al igual que Alicia fui colaboradora, me encanto tu articulo! es claramente revivir los sentimientos y demostrar que las consagradas no son mas que personas normales que entregaron su vida a Dios!

  4. Sandra Vega dijo:

    en verdad quien diga que las consagradas tienen una vida tranquila, es por que en verdad no las conoces!!!! vivi como colaboradora y en verdad son soldaditos al servicios unico y exvlusivo de Dios y sus almas!

  5. Paulina Nuñez @entreotrasideas Paulina Nuñez Jiménez dijo:

    Alicia, María y Sandra… pues sí, no hay “detrás de cámaras” ¿verdad? sigan pidiendo mucho por las vocaciones. Y a Andrea, ¡claro! con todo gusto te contacto y nos ponemos de acuerdo, mi correo es pnunez@inteducators.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*