CONS¿AGRADA?

Con tremendas dificultades interiores se debe afrontar ya la persona que descubre que Dios le llama a la vida sacerdotal, religiosa o consagrada… ahora sumémosle lo que le resta por argumentar frente al mundo de preguntas, que con toda justicia y razón, bombardearán desde casa, los amigos, el novio, etc.

¡Cuántas veces sé repite la misma pregunta! Cuando ya en confianza te dicen “Pero, ¿de verdad te gusta lo que haces, en dónde estás…?”. En resumen, lo que eres. O en otras palabras ser consagrada… ¿agrada? Debo confesar que hay a quienes les encanta que les pregunten esto, por ejemplo a mí…,  pues nunca viene sobrando la reflexión sobre el valor inconmensurable que significa la vocación cuándo es verdaderamente entendida. Y sin metemos por ahora mucho en esto, partamos del entendido de que la vocación es un don de Dios, amor de predilección de Aquel que llama por amor y para algo.

Pero el punto es por qué hacemos lo que hacemos. Dejando de lado tantas cosas lícitas y buenas, si se puede o no ser plenamente feliz. Vivimos en un mundo bastante simpático, hace ya buena cantidad de años que confirmamos que no es la tierra el centro del universo, pues ahora no hay manera de convencer a la humanidad que el universo no gira en tomo a cada uno de nosotros, nuestros gustos e intereses. Sí, Dios nos ha creado para ser felices, es orden, es paz, orden y paz verdaderamente que dan en aquellos que saben que están llevando a cabo, con su vida y afán diario, una misión que les supera en belleza y trascendencia. Y, aun que no de manera exclusiva, esto es lo que sucede en el interior de las almas consagradas.

Sí. Se es plenamente feliz. De las mujeres que se ha consagrado a Dios a lo largo de los XX siglos de cristianismo, las que nos hemos sabido llamadas por la misma Voz en este momento de la historia -en que nuestra vía no es precisamente la más común o la más “aplaudida”- ninguna lo ha hecho porque de repente la pobreza, la castidad o la obediencia le resultaran inconteniblemente atractivas, nada que ver con “amor al arte” o “entrega por deporte”. Lo que sí resulta una constaste es la necesidad de hacer algo por los demás, algo que perdure y llegue muy hondo, para hacerles participar de esto que me invade (la fe, la confianza en Dios, la cercanía personal con Cristo, etc.) Atracción, repentina o no, por la persona real de Jesucristo, por la fuerza que se desprende de su personalidad: hombre, líder, auténtico.,. Y vas enumerando, casi sin querer, todo lo que en Él encuentras, lo que en Él admiras, irle dando espacio, dejándose conquistar.

No es la vía fácil de llegar al cielo, de ser lo menos mala posible, no creo que este camino exista. Es sencillamente, un camino que Dios ha hecho para aquellos a quienes Él llama. Si el Dios Omnipotente, Omnisapiente, que por puro amor me creó y se entregó a la muerte de cruz por mí, me pide la vida y yo no se la doy, pues es que no entiendo nada de nada. Y más positivamente, si este es el camino para el cual he sido no sólo llamada sino CREADA, pues no encontraré en ningún otro lugar la felicidad que Dios quería que yo experimentara. “En esta vida el ciento por uno y después la vida eterna”.

Paulina Nuñez @entreotrasideas

Acerca de Paulina Nuñez @entreotrasideas

Soy Paulina Núñez Jiménez, de Guaymas (México), fui colaboradora en Cozumel, me consagré en 1999, realicé mi formación en Monterrey, he trabajado apostólicamente en Mérida y Monterrey, apoyando en secciones de jóvenes y centros estudiantiles. Soy licenciada en Educación y Desarrollo por la Anáhuac y tengo el título de Experto Universitario en Creatividad y Valores. He trabajado en la oficina de comunicación del Regnum Christi en México, actualmente formo parte de la oficina de comunicación del RC en España y soy formadora en el Colegio Mayor de la Universidad Francisco de Vitoria en Madrid (España). @entreotrasideas
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a CONS¿AGRADA?

  1. Graciela G de Madero dijo:

    ¡Gracias Paulina por tu testimonio! La alegría permanente y serenidad que siempre me has trasmitido, cuando he tenido oportunidad de convivir o trabajar contigo, son la prueba que has escogido el camino correcto.

  2. sebastian dijo:

    Esta muy bien que otros lo digan Paulina, pero se ve muy mal autoproclamarse ESCOGIDA, si somo hombres de fe Dios nos escogio para algo, es muy bueno conocer ese algo, ese para que, y no necesariamente en la vida religiosa, en el matrimonio, en la solteria, como empresario, patron o empleado, como esposo, como padre, como hijo, todos tenemos una mision tan especial como la que tu dices tener.

  3. Irasema dijo:

    Realmente me gustó su testimonio, en nuestra Parroquia de Ntra. Sra. de Fátima, aquí en Cancún, Q. Roo, algunas de nuestras niñas se han ido al candidatado, algunas ya se han consagrado, me gustó mucho como dividiste la palabra, pues es algo que siempre le preguntan a nuestras niñas que desean ser consagradas, ya sabe mil preguntas como si eso es realmente lo que quieren, pero cuando uno las ve y vienen tan contentas, no hago sino darle gracias a Dios por esa elección que hicieron, gracias de nuevo por ese testimonio, si nuestras niñas lo leen se animaran más.

  4. Paulina Nuñez @entreotrasideas Paulina Nuñez Jiménez dijo:

    Hola Sebastián, gracias por tu comentario. Espero darme a entender, pues no pretendo hacer diferencias de calidad, algo así como un “yo sí y los demás no…”, gracias a Dios los escogidos por Dios somos todos. Cada uno de modo personal, único e irrepetible.

    Sobre la vocación a la vida sacerdotal, religiosa o consagrada, como bien lo dijo Juan Pablo II, es “don y misterio”. No me parece un mérito personal, un “plus” sobre los demás, por lo menos yo lo veo como un modo particular – no mejor o peor- para responder al amor de Dios tal y como Él espera ser amado por mi. Seguimos en contacto y cuentas con mis oraciones.

  5. Maggie Castellanos dijo:

    QUE IMPORTANTE ENRIQUECEDOR LO QUE NOS COMPARTES PAULINA…..Yo no soy consagrada, pero tengo una hermana religiosa, es muy claro lo que dices cuando te refieres a que algunas personas no dan credito a vivir felices en este estado de vida como mujeres. Todos tenemos una misión en esta corta vida, muy dierefentes, todos llamados a la santidad, pero es un regalo de Dios la elección que le hizo en particular a los hombres que por su nombre los llamó para que le siguiera y a las almas que sigue llamando si se abren a esta escucha.
    PARA EL HOMBRE DEL MUNDO que muy poco experimenta esa relación con Dios no le es fácil comprenderlo todo porque su corazón le pertenece al mundo, material o muy razonado desconocen caminar en entender lo que es la FE ..Para mujeres como tu y como tantas consagradas y religiosas y láicas que stamos comprometidas a responder se tranforma en FELICIDAD PLENA responder al llamado de El y vivir en pelnitud como mujeres dentro de este mundo. Ahora es cuando más se debe uno de AFERRAR A ESE LLAMADO cuando es el mismo mundo el que menos comprende una vida feliz consagrandose a Dios…ahi esta la clave de sentirse llamados por Jesucristo … JESUS DIJO: SI EL MUNDO NO ME COMPRENDE A USTEDES TAMPOCO LES COMPRENDERÁ .. EL dio todo por amor en la CRUZ … almas consagradas experimente lo que una gran santa decía: (SANTA TERESA DE AVILA) VUESTRA SOIS PARA VOS NACI..QUE MANDAIS HACER DE MI?….. Se experimenta el deseo de darlo TODO POR EL pues El nos amo primero…. JAMAS DUDEIS DEL LLAMADO AUN CUANDO MUCHOS NO COMPRENDAN ESTE ESTADO DE VIDA. Y toda vocación sea la que Dios nos dá lleva auna realización plena y la vocación que uno elige sin preguntale a Dios no creo que llegue a vivirse en plenitud asi que DEJAD QUE CRISTO NOS ENAMORE DE EL .. no teded miedo a Desagastar la vida corta por CRISTO Y LAS ALMAS… EL CIENTO POR UNO!!!

  6. Ma. Guadalupe Valadez Espinosa dijo:

    Me “agrada” su convicción y su visión astronómica.
    Anteriormente se utilizaba la frase “por amor al arte” para mi era “altruismo o por voluntad” y ahora es “caridad” o “apostolado”.
    Sus calificativos hacia Dios de Omnipotente y Omnisapiente, creo que le agradarán.
    La palabra Consagrar, hasta en el diccionario está difuso, se inclina más a un ámbito religioso.
    Comparar la vida Religiosa con la vida civil sería como poner en práctica el dicho que dice “si quieres conocer a Andrés, vive con él un mes”.
    Los caminos de Dios creo que no están hecho sólo para los que él ama, también para los que no.
    El hablar de % (porcentajes) me suena más a competencia o interés para alcanzar el premio mayor. Dios es paciente y valora nuestro esfuerzo y el tema de la vida eterna lo dejo para otra ocasión.
    ¡Felicidades por su vocación Miss Paulina!
    Mi vocación es ser Madre de 3 hijos.
    Saludos y que Dios la siga iluminando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*