¿Dónde se encuentra la felicidad?

Una característica innata del ser humano es su búsqueda de la felicidad. Desde el inicio de la creación, Adán y Eva cayeron ante la tentación, dominados por la soberbia, al pensar que iban a ser más felices.

Por eso no extraña que todo el mercado de los medios de comunicación este saturado ofreciendo incansablemente medios para alcanzar la felicidad. Un carro, un viaje, una casa, el tener una pareja, etc. se ofrecen como medios seguros para alcanzar este fin. Nadie está exento a esta influencia, porque aunque «sabemos» que la auténtica felicidad no se encuentra en el tener ni en el placer, ante la tentación y la fácil justificación, no deja de sorprenderme la fragilidad de nuestras convicciones.

Dos noticias me dieron material para mi comentario. Una persona viene a México a celebrar su fiesta y se gastó más de 6 millones de euros en su pachanga. En lo personal me encantan y disfruto mucho las fiestas, pero gastar esa cantidad de dinero en una fiesta personal, no deja de ser cuestionable, desde mi punto de vista.

Por el otro lado, www.religionenlibertad publica que más de ocho de cada diez sacerdotes elegirían serlo de nuevo si nacieran otra vez. Stephen Rossetti, que publicó Why priest are happy? Realizó encuestas a más de 3,500 sacerdotes estadounidenses para presentar la verdad sobre el sacerdocio a una sociedad secularizada que piensa «que los sacerdotes deben ser infelices porque deben cumplir con el celibato, pero es justo lo contrario, cuando uno sirve a los otros y a Dios, encuentra la felicidad».

Efectivamente, lo crucial en la vida de cada persona, es vivir la vocación que le lleve a dar a Dios el primer lugar en la vida, para así poder servir a los demás por amor. Y no son las fiestas ni las cosas materiales lo que dan la auténtica felicidad, la única y verdadera fuente de la felicidad real es Dios.

En este tiempo histórico que está viviendo el Movimiento Regnum Christi, muchos no dejan de preguntar el por qué permanecer en esta obra. En mi caso, sencillamente porque el Movimiento es el medio del que Dios se ha valido para darme los medios para encontrar la felicidad en mi vocación de madre, esposa, abuela, apóstol, amiga, hermana, profesionista, etc. Respeto la decisión de otros, si fue tomada por amor a Dios, será para su bien. Pero a mis hermanos y hermanas en el Regnum Christi, les exhorto a que unamos esfuerzos, porque la misión de la Iglesia que tenemos requiere de todos y cada uno de nosotros.

Su S.S. Benedicto XVI ha estado con nosotros en México y reiteró en su mensaje que necesitamos un corazón puro, sincero, nuevo, impotente por sí mismo, para necesariamente ponerlo en manos de Dios, porque no son las estrategias humanas lo que nos salva y nos pueden dar la felicidad, sólo Dios. La cruz de Cristo es la cruz del servicio. Hay que renovar nuestra fe y recuperar «la alegría de ser cristianos, de estar sostenidos por la felicidad interior de conocer a Cristo y de pertenecer a su Iglesia».

En esta Semana Santa, que mejor tiempo para reflexionar sobre la propia vocación: ¿es fuente de felicidad? El testimonio Ser feliz amando, de Javier Mula, expone, sencilla pero profundamente, pistas importantes sobre el tema. El ser humano se realiza en la relación y la relación esencial es el amor. Para amar auténticamente a algo o a alguien, hay que llevarlo a la plenitud de su sentido. Yo no puedo «ser» sin esa relación, y ese «ser» sólo puede llegar a su plenitud con Dios. Ése es el Tú absoluto que necesitamos para vivir el mandamiento supremo del amor: así como yo les he amado, así nos debemos amar unos a otros. Por eso hay que dedicar cada momento, por amor a Dios y a los demás, a responder a la llamada que Dios nos hace, porque así podremos encontrar la felicidad.  Amor con amor se paga, y el único modo de responder a Dios es amándolo a Él en los demás.

Digg This
Reddit This
Stumble Now!
Buzz This
Vote on DZone
Share on Facebook
Bookmark this on Delicious
Kick It on DotNetKicks.com
Shout it
Share on LinkedIn
Bookmark this on Technorati
Post on Twitter
Printed from: http://envivo.regnumchristi.org/2012/03/%c2%bfdonde-se-encuentra-la-felicidad/ .
© Legionarios de Cristo 2014.

Deja un comentario

Busquemos que en todo reine la caridad de Cristo: “La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta. La caridad no acaba nunca” (1 Cor 13,4-8).



Porfavor usa HTML tags <a href=""></a> para insertar links

Imagen CAPTCHA
*

  • Graciela Garza de Madero

    Esposa, mamá de cuatro, suegra de tres y ¡feliz abuela de cinco niñas! Miembro de la gran familia del Regnum Christi desde hace más de treinta años. He tenido el privilegio de participar en diversos proyectos como el Centro de formación integral a distancia (CEFID), Núcleos de vida Cristiana y Misión multimedia. Actualmente colaboro en el Centro de Recursos del Regnum Christi y en el Centro de estudios familiares y sociales (CEFAS).

  • Los escritos de este blog son responsabilidad personal de cada autor y no pretenden ser una voz institucional de la congregación de los Legionarios de Cristo o del movimiento Regnum Christi.

  •  

    marzo 2012
    L M X J V S D
    « feb   abr »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • En imagen

  • Cristo resplancede en la obscuridad
  • Archivos