Benedicto XVI en México, preguntas bien intencionadas

Pensé en varios posibles títulos para este post, y no elegí “el mejor” sino el que podía presentar sencillamente unas inquietudes personales.

Durante el pontificado de Juan Pablo II creo que de algún modo los católicos mexicanos “nos mal acostumbramos” a sus muchas visitas y a la respuesta generalizada de acogida al Papa, yo la primera, lo sé. Y sin duda que esas cinco visitas fueron grandes regalos, grandes lecciones, grandísimas gracias.

Ahora viene Benedicto XVI, y personalmente no lo veré pues no estoy ahora en México…, pero por supuesto que estoy feliz y agradecida con la visita. Y no me extraña, sorprende o escandaliza el que haya gente que se oponga, que manifieste su desagrado. También le sucedía a Juan Pablo II, más notoriamente en otros países… y, dato importante, no existían las rápidas redes sociales que ahora sí tenemos. Por lo tanto ¿que la oposición sea realmente mayor? No lo sé con certeza, pero me parece que no, sino que ahora, esas voces tienen “micrófono” como lo tengo yo, consecuencias de la libertad de expresión que debemos de asumir maduramente y sin ánimo apocalípticos.

Uno de los argumentos más empleados (y sin duda, en muchos, de buena fe), ha sido que es un derroche que el país no puede y debe permitirse ahora. Mmm… dejando claro el presupuesto de que para mí, la visita de un Papa a México tiene sobre todo un valor espiritual, pastoral, pongamos los argumentos en el mismo rastrero, el planteamiento económico.

Sin duda (y también sin intención…) dejaré puntos sin considerar o comentados apenas superficialmente, pido disculpas de ante mano y acepto/agradezco que me lo hagan saber:

1. La visita del Papa tiene un costo, no sé la cifra exacta, pero sin duda que no será poco. Y igual que no es poco lo que se gasta cuando un jefe de estado viaja a otro país. El Papa es primero que nada Vicario de Cristo, pero es también jefe del estado Vaticano. Es fácil decir “que el Papa venda todo y lo dé a los pobres”, pues si en ese todo se refieren a, por ejemplo, las obras de arte de la Iglesia… hay tela marinera de dónde cortar… no son del Papa, no son objetos meramente ornamentales (sino de culto y con valor histórico y cultural incalculable…), si alguien en Roma quiere ver “La Piedad” de Miguel Ángel, no paga ni un euro para entrar a San Pedro, si otro en París quiere ver a la Monalisa… o en Madrid la Meninas de Velázquez… más de un euro… se los aseguro. Y me parece bien de parte de los museos ¿cómo sino podrían cuidar de estos tesoros? Pero no he visto a nadie reclamar a su gobierno que “venda todo”, aún en gobiernos que hablan abiertamente de erradicar la pobreza. Y un largo etcétera.

2. Muy bien, el viaje del Papa genera gastos. Pero… ¿y las ganancias? Y en este punto creo que México se lleva la palma de oro en creatividad para vender de TODO tipo de souvenirs del evento, y créanme, no será ventas de parte de las parroquias las que más ganancias generen, no. Serán las ventas hechas por cientos o miles de mexicanos luchadores (y algún vivales por ahí…) que harán de todo. Y esto va desde los grandes hoteleros y las agencias de viajes hasta el que venderá coca colas en bolsa y con popote, pasando por las playeras, llaveros, medallitas, etc.

3. No habrá manera de registrar exactamente los ingresos, pero cualquiera que haya estado en un evento masivo en México sabrá que ahí habrá dinero en abundancia… no dudo que mayor que el “gasto” que levanta algunos gritos. Y que ese ingreso, llega de modo DIRECTO a quien lo necesita… quisiera poder decir que los impuestos también lo hacen… ¿Y si el Papa no viniera ese MISMO dinero lo usarían para…?

 

4. Regreso medio abruptamente al plano espiritual de la visita. Evidentemente el “público” o destinatarios iniciales serán los católicos, pero sabemos que está abierto a todos. Pero fijémonos en el grupo de los católicos, ¿y si con esta visita Dios mueve en más de uno de ellos la conciencia social y les hace ver que pueden ser más solidarios, honestos, justos, etc….? ¿No será también una ganancia, una inversión? Me consta con certeza que es muy fácil seguir los discursos de Benedicto XVI, que no en vano ha sido profesor tantos años, y sabe tanto de catequética. Es profundo pero asequible, si los católicos vamos siendo cada vez más auténticos… Les aseguro que será un ganancia INTEGRAL para todo el país.

En fin, se quedan varios puntos en el cíber tintero… ahí les van estás primeras reflexiones. Que tengan excelente inicio de semana.

Paulina Nuñez @entreotrasideas

Acerca de Paulina Nuñez @entreotrasideas

Soy Paulina Núñez Jiménez, de Guaymas (México), fui colaboradora en Cozumel, me consagré en 1999, realicé mi formación en Monterrey, he trabajado apostólicamente en Mérida y Monterrey, apoyando en secciones de jóvenes y centros estudiantiles. Soy licenciada en Educación y Desarrollo por la Anáhuac y tengo el título de Experto Universitario en Creatividad y Valores. He trabajado en la oficina de comunicación del Regnum Christi en México, actualmente formo parte de la oficina de comunicación del RC en España y soy formadora en el Colegio Mayor de la Universidad Francisco de Vitoria en Madrid (España). @entreotrasideas
Esta entrada fue publicada en En vivo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*