Las flores de un campo árido

El inicio de un blog siempre conlleva una chispa de emoción que va acompañada de incertidumbre. Emoción por compartir experiencias, ilusiones, conocimientos. Incertidumbre por no saber si gustará, si ayudará o si simplemente caerá en el olvido. Yo espero de corazón que este nuevo espacio aquí en RC en Vivo pueda ser un lugar de encuentro entre nosotros para compartir nuestra común pasión de anunciar a Cristo a una sociedad cansada y gris, a través de nuestra querida familia que es el Regnum Christi.

Una confidencia: llevaba mucho tiempo con el deseo de compartir este espacio con ustedes. Y todo empezó hará ya unos dos años. Sucedió así…

En nuestra casa de Roma, llegó una especie de plaga en una zona del jardín. Se intentaron varios métodos para curarla, pero no dio resultado. Al final, el jardinero decidió quemar esa zona y volver a plantar.

Durante el tiempo previo a la siembra, si uno caminaba por ahí sólo veía un color ocre quemado, que desentonaba del resto. Pero, curiosamente, atraía más la atención de los pasantes que la belleza de las flores o el verde de los pinos. Con el paso del tiempo, poco a poco recobró su esplendor y hoy es una de las zonas más bonitas.

En ese momento, pensé que algo así pasaba en la Legión y el Movimiento. Nos azotó un terremoto que contaminó parte de nuestro jardín; lo afeó. Siendo lo que fue, hacía que la mirada de muchos se posase ahí, dejando de lado la belleza que el Movimiento pintaba alrededor suyo. ¡Lógico, por un lado! Pero también injusto, creo yo, para toda esa parte del jardín que siguió floreciendo y embelleciendo el mundo con su presencia.

Y me pregunté: ¿por qué no dar a conocer el testimonio de tantos legionarios, de tantas consagradas, consagrados, miembros del Movimiento? Porque, estoy convencido, vivimos rodeados de verdaderos héroes; de almas sencillas, pero profundas; de corazones que han sufrido mucho, pero que no han dejado de sonreír a Dios y a los hombres. Con sus virtudes y sus defectos; con sus errores y las victorias que Dios les ha concedido.

Este espacio, pues, no lo escribiré yo: serán ustedes los que tomarán la pluma y comentarán su propia experiencia. ¿Quiénes son? ¿Cómo conocieron el Movimiento? ¿Qué expectativas tienen? Anécdotas, reflexiones, intuiciones. Todo lo que, hoy por hoy, describe nuestra querida familia: el Regnum Christi.

¿No les da ilusión? Yo estoy muy emocionado. En realidad, voy a ser el primer beneficiado, pues podré tocar en primera persona el alma de mis hermanos y hermanas. Intentaré transmitírselo a todos ustedes lo más fiel posible, casi sin tocarlo y de puntillas. Porque, después de todo, a las flores siempre hay que tratarlas con cariño y delicadeza, si queremos que permanezcan bellas. ¡Y cuánto más cuando un incendio, gracias a Dios sin éxito, ha querido arrasarlas!

Ah, y antes de que se me olvide… Si alguno quiere compartir su experiencia y colaborar, no dude en ponerse en contacto conmigo. Con mucho gusto les atenderé.

Cuenten con mis oraciones y mi admiración por todo lo que son y dan.

Un fuerte abrazo de su hermano en el Movimiento.

P. Juan Antonio Ruiz J., LC

Facebook: https://www.facebook.com/pjuan.ruizjorge

Twitter: @PJuanRuizJLC

Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las flores de un campo árido

  1. sary g estrada dijo:

    siempre ayudan sus publicaciónes padre Jorge. y en verdad aqui tiene toda la razón. y siempre se le quiere. un abrazo en Cristo.

  2. Padre Juan,lo felicito por este nuevo medio de comunicarse con nosotros,nos ayudarà mucho en nuestra vida diaria.Que Dios lo bendiga a ud y todos los que participan en èsto.

  3. norma dijo:

    hagamos de este campo un jardin!

  4. Rene H. Garza dijo:

    En referencia al documento lineamientos hago los siguientes comentarios.

    1. Todo lo que dice es bueno y corresponde a mi visión del Movimiento.

    2. ¿Que falta? Falta la claridad, especificar nuestro carisma: Vivir uy hacer vivir un cristianismo integral mediante la conquista, la formación y proyección de LÍDERES cristianos. Nuestra esencia es formar y proyectar líderes y nos ha faltado mucho en este sentido, sería un error renuenciar a nuestro carisma confirmado por varios papas.

    3. ¿Que me encantó? Que nuestro modelo es Cristo Rey entre la resurreción y la fiesta de Cristo Rey está nuestro corazón muy cerca del corazón cristero mexicano.

Los comentarios están cerrados.