Creer en Dios o creerle a Dios

Esta frase que parece un juego de palabras marca la diferencia entre la vida y la muerte, entre la verdad y la mentira, entre la luz y la oscuridad.

Se habla mucho de la diferencia entre creer en alguien  y creerle a alguien, lo primero se supone que es creer en la existencia de esa persona, y lo segundo es tener la certeza que sus palabras son ley, son verdad.

Sin enfrascarnos en retóricas, reflexiones o silogismos, una amiga me compartió un claro ejemplo de lo que es creerle a Dios: Está en tratamiento contra un cáncer invasivo, vive sola con su hija de 12 años y debe trabajar para pagar casa, alimento, etc. y cuando asiste a quimioterapia médicos y enfermeras le cuestionan porqué va tan feliz y arreglada a su tratamiento, a lo que ella responde: Porque tengo vida y doy gracias a Dios por todo lo maravilloso que me da día con día.

Ella me asegura que la mayor parte de las personas que mueren de cáncer es por falta de fe, por depresión, tristeza o soledad, pero que no es el cáncer el que las mata: “Te aseguro que me voy a morir de cualquier cosa menos de cáncer” afirma con toda seguridad y confianza.

Pero ¿cual es su motor o inspiración? Me dice que cree en Dios, en todo lo que Jesús dice en el Evangelio, en su mensaje de amor, perdón y salvación.

La fe de la que se habla en el Génesis 15,6 es una fe que acepta y cree lo que Dios dice.
Creerle a Dios no es sólo aceptar la existencia de Dios, sino aceptar la veracidad de Dios (Rm 3,4)

Osvaldo Moreno

Acerca de Osvaldo Moreno

Desde 1998 trabajo formalmente para la Iglesia. Considero un privilegio ejercer en un mismo trabajo mi profesión de comunicador y el llamado a la evangelización de todo bautizado. Desde niño mis padres me enseñaron a colaborar con la parroquia, a estar cerca de los sacerdotes. Ahora de casado y como miembro del Regnum Christi estoy seguro de que el trabajo y la unidad de los movimientos de laicos es una riqueza que puede contribuir de manera muy importante a la reconstrucción de una sociedad más justa y libre.
Esta entrada fue publicada en Compromiso Seglar y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Creer en Dios o creerle a Dios

  1. kena miranda dijo:

    Gracias, Osvaldo, por este post.
    ¡Qué cierto es aquello de aceptar la veracidad de Dios! Y qué importante examinar las maravillas que Dios, en su infinita bondad, se digna regalarnos cada día.
    Tu valiente amiga me ha dado una lección acerca de muchas cosas y me ha recordado una vez más que “es de bien nacidos ser agradecidos”… 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*