Un regalo para Argentina, Latinoamérica y el mundo

Por el P. Fernando Tamayo, L.C. de la comunidad de los legionarios de Cristo en Buenos Aires
Fuente: LeCristo del territorio de Chile/Argentina

Cuando el cardenal protodiácono, Jean-Louis Tauran, anunció al mundo el grande gozo de la elección de un nuevo Papa, todos contuvimos el aliento y nos sorprendimos gratamente cuando escuchamos que se trataba del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, y que había elegido el nombre de Francisco. El ex – arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, se convertía en el primer Papa latinoamericano y jesuita.

La sencillez de su primera presentación a la Iglesia y al mundo la noche de su elección en el balcón principal de la Basílica Vaticana cautivó a los fieles que se apretaban en la Plaza de San Pedro y que seguían el acto por la televisión desde los cinco continentes.

Después del pontificado sufrido y luminoso de Benedicto XVI, el Espíritu Santo había preparado durante setenta y seis años a su sucesor el Papa Francisco. Más allá de su procedencia y de su nombre, -mensajes con su importancia y su impronta particulares- se trata de “Pedro”, el Vicario de Cristo, el hombre elegido por Dios justamente para este momento de la historia de la Iglesia y de la humanidad.

Quienes le conocimos en alguna ocasión en Buenos Aires, lo recordamos como un pastor cercano a las necesidades de sus fieles, paternal con su clero y con todos, bien informado y preocupado de modo particular, práctico y no excluyente de los pobres.

En particular, recuerdo sobre todo una llamada telefónica que me hizo el entonces Cardenal Bergoglio a una consulta que le había enviado pocos días antes. En su respuesta descubrí al padre que conoce y sigue de cerca la vida de sus hijos y de las instituciones de su arquidiócesis, al pastor bueno, prudente y con experiencia que me daba unas pautas claras y concretas para iluminar el tema que le había propuesto. Terminó con su despedida clásica: “Rece por mí”.

Quiera el Señor que la elección y el pontificado del Papa Francisco traigan una inyección de verdadera esperanza a la Argentina, a América Latina, a toda la Iglesia y a la humanidad. Y que, después del entusiasmo inicial suscitado en tantos corazones, el mismo Señor nos conceda la fuerza y la coherencia para seguir con fidelidad sus testimonios y enseñanzas sobre la fisonomía del auténtico discípulo de Cristo: pobre, humilde, misericordioso y, por la gracia, con capacidad de transformarse en sal de la tierra y luz del mundo.

Acerca de Autores varios

En esta sección publicamos textos selectos de otros autores que desean compartir sus reflexiones sobre temas relacionados con el carisma y la misión del Regnum Christi en la Iglesia. Las sugerencias se pueden enviar a (regnum@regnumchristi.org), junto con una breve presentación del autor”.
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un regalo para Argentina, Latinoamérica y el mundo

  1. Teresita dijo:

    Bendito sea Dios por ir preparando el camino para le llegada de S.S Francisco!
    Hombre de mirada transparente y palabra sencilla que refleja la ternura y Misericordia del Corazón de Dios.
    Ojalá sea, como escribe el padre Fernando, una fuente de inspiración para que Argentina y Latinoamérica se sientan impulsados a salir a reconstruir y levantar la Iglesia de Cristo.
    El Espíritu Santo nos anime a ser semilla de nueva evangelización en nuestras tierras…sedientas de Cristo.
    Que el ejemplo tan cálido de nuestro Papa inyecte vitaminas a nuestras tierras para correr fortalecidos a extender el Reino de Jesús entre los hombres! Nuestra bendita Madre, lo acompañe a cada instante de su Pontificado, para que sepa guiar con sabiduría la tan hermosa misión de !apacentar el Rebaño” que Cristo mismo le ha dado.

  2. Jerald Fowler dijo:

    ¿Es comprensible en la lógica humana que los cardenales en este cónclave hayan elegido a un candidato que ya había sido votado en el último cónclave y que había manifestado que no votaran por él? ¿Es comprensible en la lógica humana se haya elegido a Francisco que tiene 76 años cumplidos, cuando después de varias discusiones y análisis preparatorios sobre el perfil que tendría que tener el nuevo Papa para este tiempo, se había consensado según opinión de muchos cardenales de que el próximo Papa tendría que tener una edad preferentemente no mayor a 70 años? Y como siempre, ¿es comprensible en la lógica humana que saliera un Papa que no estaba, al menos en este cónclave, en la lista de los papables?

  3. Allyson dijo:

    y en su homilía , Francisco habló del poder que otorgó Cristo a San Pedro : «Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio», afirmó, considerando la figura del papa como alguien que «debe poner sus ojos en el servicio humilde» y «abrir los brazos para custodiar a todo el pueblo de Dios y acoger con ternura y afecto a toda la humanidad, especialmente a los más pobres, los más débiles, los más pequeños».

  4. Ramona H. dijo:

    Como cuando apareció después de la fumata blanca y el habemus papam y dijo “buonasera”, al arrancar soltó: “hermanos y hermanas, buon giorno (buen día)”, desencadenando una primera ovación. “Francesco! Francesco! Viva il Papa!”, gritaba la gente, que había empezado a llegar a la Plaza desde muy temprano. Cientos de carabineros, personal de Cruz Roja, defensa civil, había acordonado la zona, donde el flujo de fieles era incesante. La marea humana recordaba ese clima de fervor de los últimos tiempos de Juan Pablo II, su agonía, sus funerales y su beatificación, hace dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*