A la maestra olvidada…

En este mes de María, de la madre y del maestro, compartimos una reflexión de una extraordinaria pedagoga, Laura Costas de Labarthe, que nos ayudará a valorar un aprendizaje cada día más olvidado…

Es frecuente saber por los medios, de eminentes maestros que reciben, merecidamente, reconocimientos a su labor como educadores.

Sin embargo, son contadas las ocasiones en que alguna maestra de educación preescolar es reconocida públicamente.

“Las maestras olvidadas” que, sin embargo, inciden en la formación de nuestros niños en la etapa – reconocida por los especialistas- más importante en el desarrollo de la persona. Quizá tengamos pocos recuerdos de nuestra primera infancia, pero seguramente muchos recordamos a la Miss, a la Seño, a la Maestra que nos recibió por primera vez en el Kinder, a la que nos enseño a leer y escribir, a la que llenó de cariño y alegría esos años especiales de la  infancia.

“TODO LO QUE NECESITO SABER, LO APRENDÍ EN KINDERGARTEN”.  Robert Flughum

Según su escrito, las Maestras  de Educación Preescolar, nos han enseñado todo lo que necesitamos saber en la vida:

Compartir,  no golpear a los compañeros,  poner las cosas en su lugar,  limpiar nuestro  desorden, decir “lo siento” , “por favor” y “gracias”,

Cantar, bailar, reír, dibujar, cuidar la naturaleza, participar, ser justos y honestos con los demás. Tantas cosas más que crean hábitos de cortesía, respeto y sana convivencia.

Se sientan en el suelo para descubrir a sus alumnos el maravilloso mundo de los cuentos y los libros, se ensucian las manos para jugar plastilina y barro con ellos.

Juegan  con pistolas de agua en el campamento, se disfrazan de “hadas madrinas” o de “superhéroes” en las representaciones.

Así, sin darse cuenta, los niños adquieren habilidades y el desarrollo adecuado para su edad como coordinación psico-motriz, interés por descubrir e indagar, desarrollo cognitivo y aprendizaje de lecto escritura. Todo esto les permite dar el paso a la primaria con una preparación humana y emocional adecuada para tener éxito.

Un homenaje y un reconocimiento a todas las educadoras de preescolar que hacen felices a los niños, y contribuyen a su desarrollo en la etapa fundamental de su vida.

Osvaldo Moreno

Acerca de Osvaldo Moreno

Desde 1998 trabajo formalmente para la Iglesia. Considero un privilegio ejercer en un mismo trabajo mi profesión de comunicador y el llamado a la evangelización de todo bautizado. Desde niño mis padres me enseñaron a colaborar con la parroquia, a estar cerca de los sacerdotes. Ahora de casado y como miembro del Regnum Christi estoy seguro de que el trabajo y la unidad de los movimientos de laicos es una riqueza que puede contribuir de manera muy importante a la reconstrucción de una sociedad más justa y libre.
Esta entrada fue publicada en Compromiso Seglar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*