Construir un nuevo amanecer

Un nuevo amanecer

El Regnum Christi es un movimiento eclesial de la Iglesia católica, que por gracia de Dios, inició en 1965 y fue aprobado canónicamente en el 2004. Como sabes, en el 2009 salió a la luz pública la noticia de la doble vida del fundador, provocando el enjuiciamiento de su obra, una generalizada sorpresa y la desilusión de no pocos. Se llevó a cabo una visita apostólica y en 2010 se nombró a un delegado pontificio para una revisión pedida por el Papa. Terminada esta etapa se ha iniciado un proceso de renovación para discernir sobre la identidad y la espiritualidad del Movimiento, para presentar una propuesta de actualización de los estatutos a la Santa Sede.

 

A todos los miembros del Regnum Christi nos ha llegado la invitación a participar en este proceso. Seguramente muchos se cuestionan: ¿Qué tiene que ver esto conmigo? ¿Por qué tengo que participar?

El Movimiento ha tenido, y tiene, un impacto positivo en mi vida personal, familiar y apostólica. Además, hay un mundo que conquistar para Cristo, nuestra misión es hacer lo que nos toca hacer para que Cristo reine en la sociedad. Por eso deseo compartirte brevemente mis motivos para participar en este nuevo amanecer que se está fraguando.

Amor con amor se paga.

Mi vida tiene un antes y un después de mi adhesión al Movimiento. De familia católica, felizmente casada, madre de cuatro hijos, abuela de seis, profesionalmente activa, por providencia de Dios me llegó la invitación a ser miembro del Movimiento hace más de 35 años. Acepté, tengo que confesar, sin saber lo que esto iba a implicar. Podría llenar un libro sobre todas mis experiencias positivas, sin negar una que otra negativa. Sin embargo, si las agrupo y reflexiono sobre ellas, sin lugar a dudas son muchos los beneficios que he recibido. El Movimiento me ofrece los medios para poner a Cristo en el centro de mi vida, y eso da rumbo y plenitud a mi existencia.

Estoy convencida que el Movimiento es un carisma que recibí. El Papa Francisco dice que un carisma es un don, una gracia que brota del amor de Dios, para el bien de la persona que lo recibe y para la Iglesia. El carisma, ya sea de una obra o de una persona, no es mérito propio ni fruto del propio esfuerzo, es un regalo de amor de Dios al que todos deberíamos responder con amor.

¿Qué tienen que ver los estatutos conmigo?

Pero seguramente ya estarás pensando que los estatutos del Movimiento son importantes para los consagrados o sacerdotes, pero no tienen relación contigo.

Los estatutos de una obra son para preservar en el tiempo el carisma de una obra en la Iglesia. Como comentó recientemente el P. Sylvester Heereman, L.C., decir que no te importan los estatutos es como decir que no te importa el mecánico del avión en que vuelas. Mientras que las cosas están bien, no te acuerdas del mecánico, pero si se presenta un problema y él te pide ayuda para solucionarlo, entonces seguramente concluirás que si no cooperas el avión ya no va a volar, y eso si va ser un problema, porque es el avión en que a ti te gusta volar.

¡Vamos a participar!

“¿Por qué yo?”, podrías preguntarte. “¿Por qué hacer ahora una revisión de estatutos cuando hay tantas cosas por hacer?” “Mi prioridad es la evangelización, ¿para qué ‘perder´ el tiempo en esta revisión?” “No tengo tiempo o no tengo nada qué aportar.” Sin embargo, si el Regnum Christi es mi familia espiritual, tengo el derecho y la responsabilidad de participar como en todas las decisiones importantes de mi familia. Mi grano de arena, aunque sea aparentemente insignificante, por gracia de Dios puede hacer la diferencia.

La continuidad de una obra depende de la providencia y gratuidad de Dios, por eso el Movimiento va continuar. Nunca ha dependido, ni dependerá de las personas que formamos parte de él; buenos y no tan buenos.

Tenemos todavía mucho que caminar para lograr que el Reino de Cristo se extienda, y lo hacemos alegremente confiando en que vamos de la mano de Dios y de su Iglesia, y eso es una fórmula que no falla. Estamos contemplando un nuevo amanecer, ¡qué experiencia tan maravillosa el que podamos participar!

Te invito a reflexionar la conferencia del P. Sylvester, en este enlace, que comenta sobre este tema:

http://www.regnumchristi.org/comissione/conferencia-padre-sylvester/

Y no dejes te compartir tu propia experiencia, tus razones para participar, así nos enriquecemos unos de otros. Puedes enviarlas a recursos@regnumchristi.org

Acerca de Graciela Garza de Madero

Esposa, mamá de cuatro, suegra de tres y ¡feliz abuela de seis niñas! Miembro de la gran familia del Regnum Christi desde hace más de treinta años. He tenido el privilegio de participar en diversos proyectos como el Centro de formación integral a distancia (CEFID), Núcleos de vida Cristiana y Misión multimedia. Actualmente colaboro en el Centro de Recursos del Regnum Christi y en el Centro de estudios familiares y sociales (CEFAS).
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*