Mons. Romero sacerdote y obispo salvadoreño santo

Por Roberto Villatoro, LC

El momento que millones de salvadoreños esperaban y que al mismo tiempo otros tantos temían que sucediera. Finalmente ha llegado la aprobación de la Iglesia: Monseñor Romero beato de la Iglesia católica. Alegrías, controversias, orgullo salvadoreño y confusión… muchos sentimientos pululan en El Salvador.

Al ser el primer beato salvadoreño de la historia podría dar pie a que el pueblo salvadoreño se uniera en estos momentos en que sufre a causa de la violencia desencadenada. Lastimosamente la figura del arzobispo de San Salvador de finales de los ’80 ha sido muy controversial: amado y al mismo tiempo odiado. Y es por lo mismo que su beatificación, un hito en la historia de la Iglesia y de El Salvador, genera también polémica. La figura de un profeta muchas veces incomoda: “El profeta tiene que ser molesto a la sociedad, cuando la sociedad no está con Dios” (Ó. ROMERO, Homilía 14 de agosto de 1977).

Personalmente me apena mucho ver y escuchar comentarios parciales de su figura. Personas que tal vez sólo conocen la faceta que dieron los medios de comunicación en los años de la guerra, o la imagen que generaron los “izquierdistas” tomándolo como bandera de una ideología contraria a lo que Monseñor predicó.

Como salvadoreño es un orgullo tener entre nosotros a este obispo, pastor de verdad, que se interesó por sus ovejas, por su pueblo. Que sufrió con ellos y buscó siempre lo mejor para ellos, especialmente a aquellos que más lo necesitaban: “El pastor tiene que estar donde está el sufrimiento” (Ó. ROMERO, Homilía 30 de octubre de 1977). Pastor, valiente, dispuesto a romper “relaciones diplomáticas” por el bien espiritual y material de sus ovejas. Para los salvadoreños es momento de alegría, de festejo, de tregua, de paz.

Alegría y fiesta pues a partir de ahora, oficialmente, veneramos a un beato, bienaventurado, y por lo mismo a un ejemplo de cómo vivir esta vida. Ejemplo sobre todo de ser hombres de Dios: “El destino del hombre no es tener mucho dinero, tener mucho poder, ser muy vistoso, sino saber cumplir la voluntad de Dios” (Ó. ROMERO, Homilía 6 de noviembre de 1977). Un hombre pacífico, que buscaba y promovía la paz: “La Iglesia no está de acuerdo con la violencia de ninguna forma, ni la que brota como fruto de la represión ni la que reprime en formas tan bárbaras. Simplemente llama a entenderse, a dialogar, a la justicia, al amor (ÓSCAR ROMERO, Homilía 19 de marzo de 1978).

Gran día, gran fiesta para los salvadoreños y para todos los cristianos latinoamericanos que buscamos promover el Evangelio de justicia y paz, ayudando sobre todo a los más necesitados.

Acerca de Autores varios

En esta sección publicamos textos selectos de otros autores que desean compartir sus reflexiones sobre temas relacionados con el carisma y la misión del Regnum Christi en la Iglesia. Las sugerencias se pueden enviar a (regnum@regnumchristi.org), junto con una breve presentación del autor”.
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mons. Romero sacerdote y obispo salvadoreño santo

  1. Claudia Maria dijo:

    Me encanta como lo ponés: “…pastor de verdad que se interesó por sus obejas, su pueblo”…incluyendo a TODOS los salvadoreños sin hacer distinción de condición ni vocación.

  2. Gustavo Lara dijo:

    Como Salvadoreño es un especial sentimiento el saber que despues de mucho tiempo podamos pedir intercesion por la paz de nuestro pulgarcito de america

Los comentarios están cerrados.