Mons. Romero sacerdote y obispo salvadoreño santo

Por Roberto Villatoro, LC

El momento que millones de salvadoreños esperaban y que al mismo tiempo otros tantos temían que sucediera. Finalmente ha llegado la aprobación de la Iglesia: Monseñor Romero beato de la Iglesia católica. Alegrías, controversias, orgullo salvadoreño y confusión… muchos sentimientos pululan en El Salvador.

Al ser el primer beato salvadoreño de la historia podría dar pie a que el pueblo salvadoreño se uniera en estos momentos en que sufre a causa de la violencia desencadenada. Lastimosamente la figura del arzobispo de San Salvador de finales de los ’80 ha sido muy controversial: amado y al mismo tiempo odiado. Y es por lo mismo que su beatificación, un hito en la historia de la Iglesia y de El Salvador, genera también polémica. La figura de un profeta muchas veces incomoda: “El profeta tiene que ser molesto a la sociedad, cuando la sociedad no está con Dios” (Ó. ROMERO, Homilía 14 de agosto de 1977).

Personalmente me apena mucho ver y escuchar comentarios parciales de su figura. Personas que tal vez sólo conocen la faceta que dieron los medios de comunicación en los años de la guerra, o la imagen que generaron los “izquierdistas” tomándolo como bandera de una ideología contraria a lo que Monseñor predicó.

Como salvadoreño es un orgullo tener entre nosotros a este obispo, pastor de verdad, que se interesó por sus ovejas, por su pueblo. Que sufrió con ellos y buscó siempre lo mejor para ellos, especialmente a aquellos que más lo necesitaban: “El pastor tiene que estar donde está el sufrimiento” (Ó. ROMERO, Homilía 30 de octubre de 1977). Pastor, valiente, dispuesto a romper “relaciones diplomáticas” por el bien espiritual y material de sus ovejas. Para los salvadoreños es momento de alegría, de festejo, de tregua, de paz.

Alegría y fiesta pues a partir de ahora, oficialmente, veneramos a un beato, bienaventurado, y por lo mismo a un ejemplo de cómo vivir esta vida. Ejemplo sobre todo de ser hombres de Dios: “El destino del hombre no es tener mucho dinero, tener mucho poder, ser muy vistoso, sino saber cumplir la voluntad de Dios” (Ó. ROMERO, Homilía 6 de noviembre de 1977). Un hombre pacífico, que buscaba y promovía la paz: “La Iglesia no está de acuerdo con la violencia de ninguna forma, ni la que brota como fruto de la represión ni la que reprime en formas tan bárbaras. Simplemente llama a entenderse, a dialogar, a la justicia, al amor (ÓSCAR ROMERO, Homilía 19 de marzo de 1978).

Gran día, gran fiesta para los salvadoreños y para todos los cristianos latinoamericanos que buscamos promover el Evangelio de justicia y paz, ayudando sobre todo a los más necesitados.

Acerca de Autores varios

En esta sección publicamos textos selectos de otros autores que desean compartir sus reflexiones sobre temas relacionados con el carisma y la misión del Regnum Christi en la Iglesia. Las sugerencias se pueden enviar a (regnum@regnumchristi.org), junto con una breve presentación del autor”.
Esta entrada fue publicada en En vivo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mons. Romero sacerdote y obispo salvadoreño santo

  1. Claudia Maria dijo:

    Me encanta como lo ponés: “…pastor de verdad que se interesó por sus obejas, su pueblo”…incluyendo a TODOS los salvadoreños sin hacer distinción de condición ni vocación.

  2. Gustavo Lara dijo:

    Como Salvadoreño es un especial sentimiento el saber que despues de mucho tiempo podamos pedir intercesion por la paz de nuestro pulgarcito de america

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen CAPTCHA

*